Beneficios de la Meditación diaria

Todos conocemos la máxima que dice que la Meditación solo tiene beneficios para nuestra salud y organismo. Sobre este mantra tratamos de incluir en nuestra rutina diaria ciertos minutos dirigidos a nosotros mismos y nuestro “silencio mental” algo que realmente es necesario tanto en tiempo presente como a lo largo de nuestra vida. Podemos escribir mil y un contenidos y textos en los que hablemos sobre tipos de meditaciones, cómo meditar, espacios para la meditación, mantras para unos u otros objetivos pero lo realmente importante es tener claro los beneficios de todo tipo de meditación sobre nuestra salud.

Meditaciones hay tantas como personas puesto que cada uno debe encontrar aquella que le es más cómoda y beneficiosa. Obligarnos a realizar una meditación que no es apropiada para nuestra forma de ser, ritmo y estilo de vida solo nos llevará a más frustración, estrés y ansiedad con lo que no solo no obtendremos los aspectos positivos de esta práctica sino que conseguiremos justamente lo contrario, sumando más negatividad a nuestra cotidianidad.

Encontrar aquella meditación más adecuada para nosotros sólo será cuestión de ir probando, escuchar a nuestro cuerpo y a nuestra mente, cómo recibimos y cómo nos sentimos después de intentar encontrar el silencio mental. Siempre, para todo, el cuerpo nos habla y solo hay que escucharlo. Hay que considera que es mejor meditar a primera hora de la mañana o en cambio, a última hora de la noche pero puede que a ti te ayude más hacerlo a medio día para gestionar la mitad de tu día y llevar la tarde con más energía. Ábrete y permítete tu propia experiencia, es la más sabia. 20 minutos, media hora, una hora… lo que mente te pida y os permitáis en cada momento será siempre lo más adecuado. Sentirlo es lo más importante.

Además de poder personalizarla según tus propias necesidades, la meditación es la auto-terapia más abierta y libre que podemos practicar. No colisiona con ningún otro tratamiento, práctica o método siendo incluso compatible con el método científico que ha llegado a probar los beneficios de la misma. Nada podrá verse perjudicado por la práctica de la meditación e incluirla en tu vida diaria solo te puede traer salud y bienestar.

El mayor objetivo que debemos perseguir con la Meditación es sin duda, encontrar unos minutos de Silencio Mental y libertad de pensamientos. ¿Por qué es esto tan necesario para nuestra vida? Porque todos nuestros órganos descansan en algún momento aprovechando esos instantes para regenerarse y recuperarse… todos menos el cerebro que incluso durmiendo goza de gran actividad. Aportarle tiempo de silencio y libertad (a nuestra mente) solo le ayudará a descansar y recuperarse para continuar su actividad. No pensar en nada o mucho mejor, dejar ir los pensamientos que nos vienen, no aferrarnos a ellos conseguirá “oxigenar” nuestro cerebro física y emocionalmente.

 

¿Qué podemos obtener de la Meditación? ¿En qué nos beneficia?

Como venimos comentando y podemos escribir mil y un textos, los beneficios son incontables más aún porque en cada persona se personalizan de diferentes maneras. Ante todo, conseguiremos aumentar nuestra salud presente y futura, algo que debería ser el objetivo principal al comencemos con la Meditación. Pero al margen de este gran beneficio que si o si llegará, hay muchos otros que podemos ir incluyendo en nuestra cotidianidad y que nos harán ser y estar más felices tanto en el ámbito personal como en el profesional.

  • Alivia la ansiedad, el estrés y nerviosismo ayudando a encontrar un equilibrio emocional saludable, siendo más fácil desde esta otra postura aliviar tensiones aumentando la coherencia cerebral y equilibrando la activación del sistema nervioso.
  • Mayor rendimiento escolar: gracias a la reducción del estrés infantil (que existe y mucho) se consigue que los más pequeños y jóvenes tengan mayor concentración reduciendo así la frustación, el absentismo y las suspensiones. Es importante comenzar la meditación desde temprana edad convirtiéndolo fácilmente en una rutina saludable.
  • Mayor eficiencia laboral: gracias también a la reducción del estrés y la ansiedad (como vemos algo fundamental para el resto de acciones intelectuales y también físicas) nuestra motivación aumentará debido al mayor rendimiento y consecución de nuestras tareas profesionales. La capacidad de liderazgo será mejor y más justa con lo que conseguiremos transmitir mejor los conceptos.
  • Beneficios físicos cardiovasculares ayudando en enfermedades como la isquemia, insuficiencia cardíaca, aterosclerosis…
  • Reducción de dependencias tales como el tabaco, el alcohol o las drogas al centrar nuestros pensamientos en aspectos positivos.
  • Disminuir los procesos de hiperatividad y sus consecuencias.
  • Y finalmente, aumentar nuestra sociabilidad y comunicación con los otros siendo esta más sana y óptima.

 

En posteriores contenidos de este blog ampliaremos el concepto de Meditación en cuanto a los tipos y otras características que pueden ayudarnos a elegir la que mejor se adapte a nuestras necesidades pero si de algo no cabe duda es de los innumerables beneficios que podemos obtener si incluimos en nuestra rutina diaria esta práctica.

Encontrarnos con nosotros mismos y conseguir soltar pensamientos llegando al silencio mental solo nos podrá ayudar a ser más felices.

Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.