En este momento estás viendo ORMUS: un compuesto con propiedades cuánticas
  • Categoría de la entrada:Sin categoría
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios
  • Tiempo de lectura:9 minutos de lectura

El ORMUS es una fórmula alquímica de sales minerales y metales preciosos extraídos del
océano
. De ella se han observado excepcionales resultados tras ser aplicada en los campos de
la salud humana, animal y hortícola.


Su nombre es la latinización del acrónimo ORME, el nombre que le dio su descubridor, David
Hudson, en 1992 y que significaría Orbitally Re-arranged Monoatomic Elements (Elementos
Monoatómicos Orbitalmente Reordenados).


Al parecer, el Ormus es una sustancia que ya conocían los antiguos médicos egipcios y que fue
mantenida en el tiempo por galenos hebreos, llegando hasta textos alquímicos de la Edad
Media europea.

¿Qué es el Ormus y qué lo hace tan extraordinario?


El Ormus es, a grandes rasgos, el residuo seco extraído del agua de mar, sin la sal.
Este complejo multimineral está compuesto principalmente por magnesio en un 30-70% y
otros minerales en menores proporciones. Dichos minerales son, mayoritariamente, los
elementos del grupo platino como oro, iridio, plata, platino, etc.

agua marina


Estos materiales se encuentran en este complejo, generalmente, en estado monoatómico, lo
que quiere decir, que no están ligados a otros átomos del mismo elemento.
Es en esta condición monoatómica cuando los elementos del grupo platino adquieren el
estado de alto espín (spin, del inglés “giro, girar”).


Cuando los átomos de estos elementos se encuentran en su forma monoatómica y de alto
espín, no se comportan como metales. Por ello, no son isótopos radioactivos y su ingesta en la
cantidad recomendada no es perjudicial para el organismo.


El comportamiento de estos elementos en forma monoatómica de alto espín tras interactuar
con campos magnéticos muy pequeños, reveló durante su investigación su virtud
superconductora.


Esta cualidad, permite que la energía fluya sin resistencia a través de los materiales
superconductores.

También se lo conoce como Oro monoatómico por su composición.

Una unión real con el Todo

Según palabras de su descubridor, David Hudson, esta sustancia debe ser tomada con el
objetivo de elevar la consciencia de la Humanidad, además de por sus capacidades curativas.


La superconductividad puede durar infinitamente en el tiempo siempre que se mantengan
unas determinadas condiciones en los átomos (de temperatura, etc) y en el campo magnético,
y siempre que las resonancias de todos ellos estén en armonía.


Al ingerir o aplicar tópicamente este compuesto, todos esos materiales superconductores
estarán en nuestro interior. Esto favorecerá el flujo de energía luz a través de nuestro cuerpo,
lo que elevará nuestra frecuencia vibratoria.


Elevando nuestra vibración, se produce un efecto cuántico de sincronía con frecuencias más
altas y la elevación de energías más densas.


Es por ello, que el propio cuerpo se convierte en un catalizador de energía y se experimenta
una mayor conexión con la fuente de Luz.


Para que un superconductor siga comportándose como tal, no es necesario que toque al resto
de materiales superconductores. Basta con que los campos magnéticos de los materiales
mantengan esta conexión y/o frecuencia. Algo así como el comportamiento de potentes
imanes.


Así, los campos magnéticos de las personas en frecuencias similares entrarán en sincronía sin
necesidad de tocarse, creando una red cada vez más extensa de luz.


Algunos de los efectos que personas que toman Ormus han referido a nivel sutil son:
• Aumento de la energía vital.
• Mejora de los estados de ánimo y serenidad.
• Acentuación del discernimiento y la claridad mental.
• Mayor lucidez en sueños y visiones.
• Experiencias más sutiles en meditación.

Las aplicaciones del Ormus a la salud física

Su principal facultad es la de la corrección del ADN. Mediante la reacción química con los
componentes del Ormus, el ADN se relaja y se recombina automáticamente de la forma
correcta.


Así pues, esta sustancia es capaz de tratar las enfermedades producidas por un desajuste del
ADN. Sería como recordar a las células su funcionamiento en perfección.


Algunas de las propiedades del Ormus son:
• Alcalinizante.
• Vitalizante.
• Curativo.
• Regeneración celular.


Hay que mencionar el hecho de que todavía no existen estudios concluyentes por parte de instituciones oficiales sobre el Ormus y sus aplicaciones a la salud. Todo lo expuesto se ha extraído de testimonios de personas que toman o han tomado este compuesto por decisión propia, tanto en su formato polvo como líquido. En algunos casos, estos testimonios se han acompañado por pruebas médicas que plasman el antes y después de las enfermedades tras la inclusión de Ormus en el tratamiento.


Algunos de los efectos que personas con diferentes dolencias han experimentado en el cuerpo
físico son:

➤ Restauración de la sinapsis y la sincronización de los hemisferios cerebrales casi
inmediata.
➤ Regeneración de tejidos, acción rejuvenecedora y reparadora en cabello y piel.
➤ Remisión de la sintomatología de diversas enfermedades.
➤ Alivio de dolencias en los sistemas óseo y muscular.
➤ Tratamiento de cardiopatías.
➤ Mejora en el estado de enfermedades hepáticas y renales.

Este producto no es exclusivo de aplicación en la salud humana, sino también en la veterinaria
y en el campo de la horticultura.

Los beneficios del Ormus en la optimización de los cultivos


El campo de la horticultura es el que más ha investigado y experimentado los beneficios del
Ormus en la mejora del rendimiento, la precocidad y el tamaño de frutos y flores.


Además, se ha demostrado que los productos de cosechas tratadas con Ormus, trasladan las
propiedades beneficiosas de este compuesto al cuerpo humano.


Y no sólo redundan sus ventajas en los seres vivos, sino que contribuye al cuidado del
medioambiente.

Si estas interesado en disfrutar los beneficios del ORMUS puedes conseguirlos aquí

El Ormus es, pues, una de las sustancias con más potencial en el campo de la medicina
cuántica, ya que la salud ha de ser entendida como un todo indisoluble de dimensión física y
sutil, y se debe actuar en ambas para mantener su correcto funcionamiento.

Deja una respuesta