Saltar al contenido
Soluciones Naturales

Ultimas notícias sobre las vacunas

Ultimas notícias sobre las vacunas
Puntúa este post

vacunas

Otro estudio revela la relación del autismo con el aluminio de las vacunas

Esta noticia es importante debido a la poca información que dan al respecto los medios de desinformación.

EEUU, Nuevo estudio del mit establece relación entre el aluminio de las vacunas y el autismo.

Los investigadores del MIT (Massachusetts Institute of Technology), considerada como una de las más prestigiosas universidades de Estados Unidos, han publicado en noviembre de 2012 un estudio abrumador que vincula el aluminio de las vacunas con el desarrollo del autismo, riesgo de muerte prematura, además de celulitis, epilepsia, depresión, fatiga y dolor. Datos empíricos confirman los síntomas de autismo asociado con la exposición al aluminio y acetaminofeno.

Ya hemos denunciado en DESPERTARES en innumerables ocasiones los perniciosos efectos de los aditivos que la mafia farmacéutica mete en las vacunas con letales efectos para la salud tal y como ha quedado patentes en numerosas denuncias. Mientras la gran mayoría de los padres permanecen mirando hacia otro lado ante esta criminal realidad, sus hijos continuan sufriendo víctimas inocentes las consecuencias de la ignorancia y pasividad de los progenitores.

DESPERTARES

Resumen (el enlace con el estudio completo figura al final):

Stephanie Seneff, Robert M. Davidson y Jingjing Liu, 18 de noviembre de 2012. Los autores: Stephanie Seneff 1 Robert M. Davidson 2 y Jingjing Liu 1

1 Computer Science and Artificial Intelligence Laboratory, Massachusetts Institute of Technology, Cambridge, MA 02139, USA
2 Internal Medicine Group Practice, PhyNet, Inc., Longview, TX 75604, USA.

El autismo es un trastorno caracterizado por el deterioro de las habilidades cognitivas y del comportamiento social, asociados con una alteración de la función inmune. La incidencia de autismo está aumentando de forma alarmante. Cada vez más se cree que los factores ambientales desempeñan un papel importante en este aumento. Este artículo pretende examinar la frecuencia de casos según los datos de los informe sobre efectos adversos de las vacunas (VAERS Vaccine Adverse Events Reporting System). Nuestros resultados proporcionan pruebas sólidas para apoyar un vínculo entre el autismo y el aluminio de las vacunas. Una revisión de la literatura sobre la toxicidad del aluminio en la fisiología humana contribuye a corroborar los resultados.Los casos de autismo en los datos VAERS siguieron aumentando a finales del siglo pasado, principalmente en el momento que el mercurio se retiró gradualmente y se aumentó de la cantidad de aluminio.

Utilizando técnicas de probabilidad logarítmica, hemos podido identificar varios signos y síntomas que son significativamente más frecuentes en los informes sobre las vacunas después del año 2000. Hemos observado casos de celulitis, epilepsia, depresión, fatiga, dolor y muerte que también están asociados de forma significativa con el aluminio en las vacunas. Creemos que los niños que han sido diagnosticados con autismo son particularmente vulnerables a los metales tóxicos como el aluminio y el mercurio a consecuencia de tasas insuficientes de sulfato y de glutatión en el suero de la sangre. También se ha observado una fuerte correlación entre el autismo y la vacuna triple vírica: sarampión, paperas, rubeola (MMR por sus siglas en inglés, en francés ROR Rougeole, Oreillons, Rubéole).

Esto puede explicarse en parte por un aumento en la sensibilidad al acetaminofeno administrado para combatir la fiebre.

Fuentes: Empirical Data confirm autism symptoms related to aluminium and acetaminophen exposure. Stephanie Seneff, Robert M. Davidson and Jingjing Liu, 18 novembre 2012.

Descargar estudio original en inglés: http://ddata.over-blog.com/xxxyyy/3/27/09/71/2012-2013/MIT–aluminium–autisme.pdf

Enviado por Der Jurgen

Fuente: DESPERTARES

Decenas de muertes de bebés asociadas a la vacuna Infanrix hexa de GlaxoSmithKline

Publicado por Miguel Jara el 7 de enero de 2013
Se ha filtrado un documento confidencial de la sección belga de la farmacéutica GlaxoSmithKline (GSK) sobre la seguridad de su vacuna Infanrix hexa (contra la difteria, tétanos, tos ferina, hepatitis B, poliomelitis y Haemophilus tipo b). GSK hizo un estudio postcomercialización de dicho producto y reconoce 36 muertes de bebés que recibieron la vacuna en sólo dos años. Desde el lanzamiento del preparado en 2000 la suma de fallecimientos alcanza al menos 73 muertes. Las autoridades sanitarias europeas no informan sobre ello.
La noticia ha aparecido en el periódico regional Vers l’Avenir (aquí tenéis escaneadas esas páginas). Según un informe interno de GSK, el segundo laboratorio farmacéutico del mundo, entre el 23 de octubre de 2010 y el 22 de octubre de 2011, murieron catorce bebés tras recibir la vacuna Infanrix hexa. A ello hay que sumar otros 22 que habían muerto entre el 23 de octubre de 2009 y el 22 de octubre de 2010, es decir 36 fallecimientos. Otras fuentes, como la organización Iniciativa Ciudadana, elevan los decesos hasta los 73 al contar las muertes súbitas que están relacionadas con la vacuna.
Además de los fallecimientos, el estudio de GSK revela 1.742 reacciones adversas reportadas durante los trabajos. Los daños provocados pueden ser mucho mayores si tenemos en cuenta que en el ámbito francés sólo se reportan entre un 1 y un 10% de las reacciones adversas graves relacionadas con vacunas, como advierten en su nota en dicha asociación.

Podéis leerlo con detenimiento y paciencia (son más de 1.200 páginas) porque es interesante para entender las vacunas. Se lo he pasado también a Paco Almodóvar, coordinador de abogados de nuestro Bufete Almodóvar & Jara. Observamos varios aspectos sorprendentes:

MANUFACTURER ACTIONS TAKEN FOR SAFETY REASONS

During the period under review, no actions have been taken for safety reasons concerning withdrawal, rejection, suspension or failure to obtain a renewal of a Marketing Authorisation; neither have there been any dosage modifications, changes in target population, formulation changes, restriction on distribution, or clinical trial suspension.

Viene a decir el propio laboratorio que mediante la realización de este estudio de seguridad y farmacovigilancia, no toma acciones por razones de seguridad, relativas a la autorización, rechazo, suspensión o fallo para obtener una renovación de la Autorización de Comercialización (Marketing Authorisation).

Es decir, es como si ellos mismos se dieran un periodo (dos años) durante el que no toman ninguna medida para no entorpecer una posible renovación de la autorización de comercialización o que los datos extraídos de su informe generen rechazo en la opinión publica.

Lo más grave es que los datos extraídos de este informe son confidenciales para la opinión pública. Además, no forman parte, aunque sea de manera resumida, del prospecto y ficha técnica de la vacuna. Un prospecto y ficha técnica de una vacuna no cuenta las muertes de niños que ha habido año por año. De modo que las autoridades reguladoras están haciéndole el juego a GSK (y los demás laboratorios) en contra de los intereses ciudadanos al no avisar sobre su conocimiento de este tipo de datos.

Tenemos derecho a saber cuántas muertes ha causado esta y otras vacunas y demás medicamentos y los lugares ideales, aunque no los únicos, son el prospecto y la ficha técnica.

Caso vacuna Infanrix hexa: la información del fabricante ha de llegar a la población

Publicado por Miguel Jara el 8 de enero de 2013
Como publicábamos ayer la vacuna Infanrix hexa, del laboratorio GlaxoSmithKline, ha causado decenas de muertes de bebés a los que se la pusieron. Este medicamento está aprobado en 92 países. La notificación de sospechas de Reacciones Adversas a los Medicamentos (RAM) en vacunas es un asunto tan importante que los profesionales sanitarios deberían tener más conciencia al respecto.
Además, la no comunicación, a la que están obligados, les puede traer consecuencias de responsabilidad legal. Pese a ello apenas se notifican dichas reacciones adversas provocadas por los medicamentos, lo que produce una falsa sensación de seguridad en la población.
El informe interno del laboratorio fabricante de la vacuna, filtrado y publicado ya, explica que en Bélgica ha habido entre 2009 y 2011, 36 muertes de bebés. Fallecimientos, insistimos, reconocidos por el propio laboratorio que elabora el estudio sólo durante los dos años que dura el mismo. Si a esto unimos las muertes u otras RAM notificadas o no, nos arrojan unos resultados ciertamente escalofriantes que hacen temblar el balance de seguridad (beneficio/riesgo) de esta vacuna.

Los datos que han podido recopilarse indican que hay una gran concentración de muertes en los días o horas posteriores a la administración de la vacuna. Esta es una información lo suficientemente importante como para que las agencias reguladoras la ofrezcan. No sólo a los profesionales sanitarios, a los que en teoría se avisa (aunque no con la veracidad que ofrecen los datos que ahora sabemos que posee el laboratorio fabricante) sino también a los padres y madres. Estos son quienes han de decidir libremente si vacunan a no a sus hijos (recordamos una vez más que la aplicación de vacunas, al menos en España es voluntaria, no obligatoria, como muchos progenitores creen).

¿Los progenitores deben ser informados a través del prospecto del fármaco sobre estos datos o de manera verbal o escrita antes de consentir o no la administración de esta vacuna a sus hijos? En mi opinión sí que lo deben saber y por escrito.

¿Y los médicos que prescriben esta vacuna? También deberían saberlo a través de la ficha técnica, que tiene que estar siempre actualizada; no cada dos o tres o más años, sino de manera inmediata cuando hay datos significativos, afecten o no a la comercialización de la vacuna.

¿Y las autoridades de control y supervisión, no hacen oídos sordos de manera sistemática cuando tienen este tipo de información que por lo que vemos no llega a la ciudadanía? ¿Por qué no obligan al laboratorio a informarles de los datos graves que ya van recogiendo en sus estudios postautorización? ¿Por qué no revisan los ensayos clínicos de este tipo de vacunas, cuando tendrán datos extraños sobre su seguridad que les han ido llegando poco a poco tras su comercialización?

Todo esto hace imperiosa una medida: que investigadores/científicos privados, independientes, revisen los diseños y toda la información relativa a los ensayos clínicos. Y los estudios postautorización: por supuesto, investigadores privados deberían poder acceder a ellos y no encontrarnos con que este tipo de documentos son confidenciales y con una gran dificultad para acceder a la información (tengan uno o más de 1.000 mil páginas como es el caso).

Cuando hay vidas en juego, las alegaciones de los laboratorios sobre “confidencialidad comercial”, a lo que se agarran para no revelar los importantes datos que poseen, deberían ceder ante un derecho superior como es la vida. Hay que encontrar los límites a la confidencialidad de la información empresarial en asuntos relacionados con la salud.

Como opina Francisco Almodóvar, abogado de nuestro Bufete Almodóvar & Jara:

La responsabilidad legal como podemos ver debería ser compartid entre laboratorios y autoridades de control y supervisión, por supuesto y los profesionales sanitarios que recetan si no ofrecen antes consentimiento informado. Es necesario regular el consentimiento informado terapéutico en vacunas para que los padres y madres puedan prestarlo con todas las garantías.

Fuente: Miguel Jara

Artículos relacionados: Visita la categoría: Farmafia