Parir en casa

¿Cómo es?, ¿qué precauciones hay que tomar?, ¿con qué material y personal hay que contar?, beneficios, inconvenientes, ¿lo eligen muchas mujeres?, ¿cuál es el perfil de mujer?
¿Cómo es?
Cuando comienzas las contracciones de parto, en lugar de coger el coche o salir corriendo en un taxi, te quedas en tu casa, llamas a tu comadrona y esperas a que acuda. Con las contracciones de preparto sigues tu vida normal. Te mueves, haces
tus tareas domésticas. Cuando llegan las contracciones de parto de verdad, el ambiente íntimo permite que no pierdas la atención sobre tu proceso. Los profesionales que asisten parto en casa son comadronas o médicos que se han formado en proporcionar cuidados médicos básicos ante situaciones como la distocia de hombros,
hemorragia postparto, suturas de desgarros vaginales, o reanimación de neonatos. Pero esas complicaciones no suelen ocurrir. Los profesionales que asisten parto en casa, sobre todo, diagnostican si existe algún indicio de riesgo que aconseje un traslado al hospital antes de que surja alguna complicación.

¿Qué precauciones hay que tomar?
Básicamente hay que tomar dos precauciones. La primera, saber que tu bebé y tú estais completamente sanas y que el embarazo es normal. La segunda, tener claramente decidido cuál es el Hospital de Referencia para un hipotético traslado y saber de antemano cuál sería el medio de transporte. El profesional que asiste el parto en casa, debe poner en conocimiento del equipo de guardia de dicho hospital que tu parto ha comenzado y que se está asistiendo en tu domicilio. Uno de cada 9 partos planificados en casa necesitan terminar en el hospital, por lo que, si se planifica un parto en casa, es necesario tener cerca el hospital donde se terminaría si hiciera falta, de forma que estés segura de que la posibilidad de un ingreso en el hospital sea una posibilidad ya organizada de antemano. El transporte se suele realizar en automóvil particular o en taxi pues, la mayoría de las veces, los traslados son sin urgencia. Sólo en casos muy contados es necesario recurrir al transporte en ambulancia, que en toda Europa, se consigue llamando al 112 (teléfono) y tiene un aceptable grado de eficacia. En el hospital, es posible que se necesite cualquier intervención, por ejemplo, cardiotocografía continua o administración intravenosa de oxitocina.
Beneficios
De los partos planificados en casa, sólo el 4% necesitan cesárea, sólo el 2% episiotomía y sólo el 1% fórceps; estos datos están extraídos de un gran estudio publicado en 2005 en el British Medical Journal que recogió la mayoría de los partos programados para ser asistidos en domicilio en el año 2000 en Norteamérica. En mi estadística particular, las dos últimas cesáreas en partos planificados en casa ocurrieron el 5-Mayo-2010 y el 11-Octubre-2010; aproximadamente representan un 3%. Comparemos estas cifras con el 25% de partos que necesitan cesárea y el 10% que necesitan fórceps en los hospitales españoles. Esta diferencia se debe a que en un hospital es muy difícil que se puedan respetar las condiciones de la naturaleza para el parto: intimidad, calma, sensación de confianza, … y, quizá, más importante: sensación de grandiosidad, sentirte poderosa, sentirte libre y poder entregarse a vivir un proceso de una gran intensidad que se dirige hacia un final gozoso. El parto requiere las mismas condiciones emocionales que muchos otros actos fisiológicos, como el sexo. El respetar estas condiciones redunda en mucho menor intervencionismo, partos más fáciles y menor número de complicaciones como la cesárea. Este es el primer beneficio: el beneficio para la madre. Pero hay un beneficio aún mayor: el beneficio para el bebé. El bebé en un parto en casa no sufre el estrés del nacimiento. No se le somete al corte precoz del cordón umbilical, que el recién nacido vive como un “susto de muerte”. No se le realizan manipulaciones y, sobre todo, no se le separa de la madre. Nace en calma. Esto se refleja después en una personalidad más calmada, más tranquila, más confiada. Los bebés nacidos en casa se distinguen por estas cualidades. Quien escribe estas líneas nació en casa. En 1963.
Referencias Científicas:
  • CMAJ 2009. DOI:10.1503/cmaj.081869
  • BMJ 330 : 1416 doi: 10.1136/bmj.330.7505.1416 (2005)
Inconvenientes
La seguridad es el aspecto clave. Es obvio que en un hospital las posibilidades de salvar una situación complicada son mucho mayores que en un parto en casa. Pero también es obvio que se van a crear muchas menos situaciones complicadas en un parto en que se mantienen las condiciones emocionales y posturales que la naturaleza tiene previstas y, además, al más mínimo indicio de que algo puede no ir bien, la matrona de parto en casa, te aconseja continuar en el hospital. Sólo hay una forma de saber hacia donde se inclina la balanza en cuestión de seguridad: los estudios científicos.
Los estudios científicos dicen que que ambas opciones, hospitalaria y domiciliaria, son igual de seguras. En el año 2010 se publicó un metaanálisis de estudios de investigación científica (la mayoría de ellos, estudios de cohortes) que comparaban partos planificados en casa con partos planificados en hospital entre mujeres sanas, de bajo riesgo, en países desarrollados. No se encontraron diferencias en mortalidad perinatal (antes de cumplir una semana) ni en mortalidad materna. El estudio encontró, sin embargo, diferencia de 1 a 3 en mortalidad neonatal. Esto quiere decir que el número de bebés fallecidos tras el parto era igual antes de cumplir una semana, pero era el triple entre la semana y las 4 semanas. Al tratarse de estudios de cohortes y no estudios aleatorizados, existe la sospecha de que esta diferencia de resultados se deba a un sesgo muestral debido al hecho de que las familias que eligen parto en casa son menos proclibes a llevar a sus recién nacidos al médico si tienen síntomas de deshidratación, de falta de crecimiento, o de enfermedades como sepsis neonatal, hecho que estaría actuando como factor de confusión. Ese es el inconveniente, pues, de un parto en casa: la tendencia a pasar por alto situaciones en las que sí que hay que recurrir al hospital.
Referencia Científica:
  • Wax JR, Lucas FL, Lamont M, et al. Maternal and newborn outcomes in planned home birth vs planned hospital births: a metaanalysis. Am J Obstet Gynecol 2010;203:243.e1-8.
  • Para saber más …
¿Lo eligen muchas mujeres?
Hasta la llegada de la medicina moderna, el parto en casa era “el parto normal” y así sigue siendo hoy en un país: Holanda, país en el que hoy día el 30% de los partos son en casa. En el Norte de Europa, Australia y Canadá, donde o bien la sanidad publica o bien los seguros privados de salud vuelven a incluir el parto en casa en su oferta de posibilidades, quizá 3 o 4 de cada 100 mujeres lo eligen. En Estados Unidos, en el Sur de Europa (incluida España) y en las zonas urbanas de Sudamérica, donde el parto en casa precisa ser costeado de forma privada, sólo unas 3 o 4 mujeres de cada mil lo eligen.
¿Cuál es el perfil de la mujer?
Hoy mujeres con acceso a servicios médicos de calidad eligen el parto en su propio domicilio. No tiene nada que ver con lo que ocurría hace 40 años: parían en casa las que no podían hacerlo en un hospital. El perfil típico hoy es una mujer de 33 años (es la medida de edad entre las que solicitan mis servicios), en muchos casos Licenciada Universitaria en una carrera de Ciencias o bien profesional en el mundo del arte (música, televisión, etcétera), que ha leído mucho y que ha pensado mucho sobre el parto.
¿Cuánto cuesta?
En España, el coste habitual es entre 1800€ y 3600€. El coste aún no está cubierto en ninguna Comunidad Autónoma, pero sin duda lo estará no tardando mucho, pues está cubierto por la Sanidad Publica en todo el Norte de Europa (Holanda, Alemania, Reino Unido, Francia, Suecia, Noruega y Dinamarca, entre otros). Para conocer la cobertura pública por países, mira en Wikipedia/Parto en casa

Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.