Saltar al contenido
Soluciones Naturales

Método natural para rejuvenecer las células

Presentan revolucionario método de “rejuvenecimiento celular”

El médico uruguayo Jesús Costa, seguidor en nuestro país de las enseñanzas del investigador argentino Juan J. Hirschmann, creador del método Hansi, descubrió un tratamiento que enlentece el envejecimiento de las células.


Estos dos científicos, el argentino Juan J. Hirschmann, creador del Método Hansi, y su par uruguayo el doctor Jesús Costa, tienen en sus manos el secreto de la juventud.

El revolucionario método de “rejuvenecimiento celular” que alteraría nuestros relojes biológicos, será presentado formalmente dentro de 48 horas, el próximo jueves en el XI Congreso Mundial de Menopausia, que tendrá lugar en el hotel Sheraton de la ciudad de Buenos Aires.

Uruguay y Argentina compartirán una de las presentaciones científicas más revolucionarias conocidas hasta ahora en el XI Congreso Mundial de Menopausia, que comienza hoy en Buenos Aires.

El investigador argentino Juan J. Hirschmann, creador del Método Hansi, y su par uruguayo el doctor Jesús Costa, presentarán el jueves en el congreso internacional que se desarrolla en la capital argentina, las últimas conclusiones sobre envejecimiento celular, al que afirman, poder revertir.

Los 10 años de investigación uruguaya de Jesús Costa

El doctor Jesús Costa, cuyo aporte al trabajo científico que ahora se presenta en Argentina ha sido clave, trabaja en Uruguay con el método desde hace una década, habiendo atendido a unos 4.000 pacientes.

Originalmente Jesús Costa trabajó con los investigadores Nelson Reissenweber y Julio Sánchez, con trabajos de laboratorio sobre tumores de roedores: la investigación reveló que la combinación de quimioterapia y el método Hansi, daba los mejores resultados en afecciones tumorales.

Jesús Costa avanzó más en sus estudios, revelando los efectos citoprotectores (protectores de la estructura de la célula), que era posible obtener, a partir del método que venía aplicando con avances en campos que iban de lo oncológico a la fatiga crónica.

Pero llamó particularmente la atención del doctor Costa, un mejoramiento no esperado en algunas características físicas de los pacientes. Concretamente, quienes eran tratados con el método Hansi experimentaban mejorías desde en la piel, hasta en el tono muscular, e incluso el cabello. Costa decidió investigar estas inesperadas recuperaciones físicas llevando el asunto a laboratorio. Se comenzó a trabajar en cerdas seniles (por su similitud con la genética humana y con específica trazabilidad) alcanzándose algunos resultados que sorprendieron a los técnicos. Es que las cerdas, que habían dejado de ovular debido a su edad, no solamente volvieron a hacerlo, sino que parieron nuevas camadas. Más aún, había mejoras conductuales de estos animales en las pariciones (actuaban como si fueran animales jóvenes) e incluso su sistema arterial aparecía como si se tratara de cerdas mucho más jóvenes, según demostraron autopsias posteriores.

Los ensayos clínicos coincidían una y otra vez que la denominada “muerte celular programada” (el reloj biológico que todos llevamos dentro), podía ser retrasada. De hecho, lo estaba siendo.

“Así estamos en la convicción de haber encontrado una fórmula demostrable de antienvejecimiento celular. A la observación clínica lo cierto es que la gente, rejuvenece. Lo concreto, es que funciona”, sintetiza Costa.

Ahora, la profusa documentación habrá de ser elevada en nuestro país a la Comisión de Etica Médica, que entenderá en el asunto.

Mientras tanto, existe ya gran expectativa en Argentina, acerca de la exposición que realizarán mañana los técnicos de ambas márgenes del Plata. En la oportunidad, referirán a todo el espectro de la temática, abarcando desde el origen mismo del tratamiento (originado en combinaciones de los dos millones y medio de cactus que Hirschmann afirma poseer), a las conclusiones que algunos consideran aún aventuradas: si realmente estamos ante la Fuente de Juvencia, que la Humanidad busca desde los comienzos mismos de la civilización.

Las investigaciones del médico argentino, Hirschmann

Los resultados constituyen una tercera fase, tras 40 años de estudios llevados adelante por Hirschmann, iniciados con un importante aporte a la oncología, luego sumando a otras patologías como la esclerosis múltiple, y ahora, se concentran en demorar el “reloj biológico” que regula nuestra vida celular.

“A través de estudios con cactus, descubrimos inicialmente lo que consideramos un aumento de las defensas del organismo y que especialistas estadounidenses, definieron posteriormente como una modulación, en tanto las defensas aumentaban o disminuían, una suerte de equilibrador de la homeostasis, o medio interno orgánico”, explica Hirschmann.

A lo largo de los años, el método Hansi, basado en compuestos de agua, alcohol y “componentes infinitesimales”, alcanzó a tratar a un cuarto millón de personas. Es que luego de observadas las ventajas del método en pacientes oncológicos, (“con resultados positivos documentados incluso en metástasis hepáticas”), otras patologías también respondieron favorablemente. Cabe citar a los pacientes con esclerosis múltiple y lupus, entre otros.

“La medicina tradicional ha trabajado fundamentalmente el tema oncológico con inmunodepresores, el Hansi lo hace con inmunoestimulantes”, indica el especialista, estableciendo que en absoluto se excluyen otros tratamientos (como las quimioterapias, por ejemplo), sino que “el Hansi hace que el 90% de los efectos negativos de esas formas de tratar el cáncer, no aparezcan”.

Fuente: hansi.org