Huertos compartidos, una buena alternativa

huertos-compartidos

La comunidad de Huertos compartidos está formada por:

Quienes quieren cultivar sus propias frutas y verduras, pero no tienen dónde hacerlo.
Quienes disponen de un pequeño terreno, y lo quieren ceder, a cambio de una parte de la cosecha.
Quienes quieren ayudar de otras formas, por ejemplo, mediante sus conocimientos sobre agricultura ecológica.
Quienes desean patrocinar el proyecto, económicamente, o en especie.
Quienes, simplemente, simpatizan con la idea y desean unirse a la comunidad.

Huertos compartidos fomenta:

La horticultura urbana.
La recuperación de huertas tradicionales.
La agricultura ecológica.
La soberanía alimentaria (autosuficiencia).
La producción local de alimentos.
La solidaridad, cooperación y voluntariado.

Participar en Huertos compartidos, poniendo en marcha un huerto ecológico, es bueno para:

La salud física y mental.
El medio ambiente, porque reduce el CO2 y favorece la biodiversidad.
La vida en comunidad, fomentando las relaciones sociales y la cooperación.
La economía, ya que muchas personas pueden ahorrar en sus gastos de comida.
La soberanía y seguridad alimentarias, al potenciar los productos locales.

 

Artículos relacionados:

Visita la sección: Alternativas

Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.