Saltar al contenido
Soluciones Naturales

Historia de un «pichafloja»: Un nuevo escándalo golpea a la monarquía española

Historia de un «pichafloja»: Un nuevo escándalo golpea a la monarquía española
Puntúa este post

 

Cuánta gente debe odiar a Watson y Crick !!!! (descubrieron el ADN)

Ingrid y Albert: hijos del Rey Juan Carlos de España … nunca reconocidos, hasta ahora …

Un nuevo escándalo golpea a la monarquía en el peor año de su historia.

Ingrid vive en Bélgica y Albert en España aunque vivió varios años en México.

Ingrid y Albert se conocieron hace poco. De diferentes madres, ambos reclaman la paternidad del soberano español. (Foto: Tura Soler)

Ingrid Sartiau, de 46 años, veía la televisión junto a su madre, Liliane Sartiau. En la noticias aparecía el rey Juan Carlos de España. Para esta belga, él no era más que un personaje importante de otro país. De prontosu madre le dijo “Este hombre es tu padre”. Seguramente el mundo se le vino encima.

Liliane y Juan Carlos de España se conocieron en Francia en 1956. Luego la pareja se reencontró diez años después en una feria en Luxemburgo, nueve meses después nació Ingrid.
Aunque Ingrid sabía la identidad de su padre desde hacía varios años, no fue sino hasta hace meses que empezó a investigar más sobre él. Quizá los escándalos protagonizados por Juan Carlos le picaron la curiosidad.

Convencida de que efectivamente él era su padre, investigó más sobre la familia Borbón y en internet encontró una entrevista que Albert Solà Jiménez concedió a una cadena de televisión holandesa y entonces se puso en contacto con él.
Albert Solà Jiménez  desde los años noventa ha buscado demostrar ser hijo del Rey sin mucho éxito.

Su historia comienza cuando el entonces príncipe Juan Carlos viajó de la academia militar de Zaragoza hasta Barcelona. De acuerdo con Albert, Juan Carlos conoce a María Bach-Ramon, hija de un conocido banquero de aquella localidad, y salen unos días. Nueve meses después, en 1956, dio a luz a Albert, que hoy tiene 56 años, 12 años mayor que el príncipe Felipe, lo que indica que Albert podría ser el primogénito de Juan Carlos y por tanto el heredero. “Poco antes de nacer yo, el Rey le comunicó la noticia a varios de sus amigos”.
Tras el parto, unas enfermeras le arrebatan el bebé a María Bach-Ramon para llevarlo a Ibiza. Ahí permaneció hasta los cinco años y luego lo regresaron nuevamente a Barcelona, donde fue adoptado por la familia Solà Jiménez.

Hasta en este sello postal, Juan Carlos y Alberto son como dos gotas de agua.

Ya de grande, Albert investigó sobre su familia biológica y en unos documentos encontró la expresión“chupete verde”, un término que se usa para referirse a los bebés de sangre real.
“Estuve viviendo en México, volví para investigar mi adopción. Pero desde entonces no puedo salir del país, dicen que por seguridad. Estoy encerrado, como en una jaula”, declara Albert.

Para tenerlo todo más claro, Ingrid y Albert se hicieron la prueba de ADN y resultó que eran hermanos al 91%. Las pruebas las aplicó el profesor Juan-Jacques Cassiman, reconocido genetista de la Universidad de Lovaina: “La probabilidad de que tengan un progenitor común es elevadísima, los estudios son claros.”
El Palacio de la Zarzuela ha dicho que conoce la historia pero que desconfía de los estudios.

Albert ya le ha facilitado a Ingrid el número de fax de la Zarzuela, “es uno de los faxes más restringidos que tiene el Rey. El fax que ella mande, le llegará, se lo puedo asegurar.”
Albert dice que apoyará en todo a su hermana. ¿Qué hará Juan Carlos si le reclaman por la vía legal? ¿Qué dirá la reina Sofía, con la que acaba de cumplir 50 años de casado? ¿Qué pensarán las infantas y Felipe de Ingrid y Albert?

Fuentes: Caty Bama y  yaakovbcnswebsite

Artículos relacionados:

Los que hacen la ley hacen la trampa… Paraísos fiscales sin salir de España

WWF… Nuestro lobby ecologista