Saltar al contenido
Soluciones Naturales

Graviola, el árbol de los remedios

Después de oír hablar mucho y bien de las propiedades asombrosas de la Guanábana o Graviola, nos hemos puesto a investigar sobre esta asombrosa planta y los estudios que se han hecho sobre ella, para sacar nuestra propia conclusión y compartirla con vosotros.

Aunque su origen es incierto, parece ser que es en Caribe donde aparece siendo Colombia actualmente la zona con mayor número de variedades. Hoy en día se están estableciendo plantaciones en España en zonas subtropicales como Canarias o parte tropical de Andalucía.

Es un árbol pequeño que llega a alcanzar hasta 10 metros de altura de follaje compacto, hojas simples grandes y brillantes de color verde, con un fruto es semejante a la chirimoya.

Se están realizando estudios de las propiedades de esta planta desde 1940, en que empezaron a utilizar esta planta como insecticida, percibiendo que era muy efectiva sin producir ningún efecto nocivo en el hombre ni en animales. Estos estudios se mantuvieron largo tiempo en secreto por intereses económicos y celo científico. Han sido a raíz de la globalización cuando han salido a la luz todas las excelencias de esta maravillosa planta.

La Graviola es la planta anticancerígena más poderosa del planeta, utilizada desde hace más de 40 años en Estados Unidos, Europa y en Asia.

Otra investigación reciente, de la Universidad de Purdue, Lafayette, Indiana, testificó que las hojas del árbol de guanábana eliminan las células de seis tipos de cáncer: de próstata, páncreas, riñones, colon, mamas y pulmones.

En Corea la Universidad Católica, declaró que un elemento químico de la Graviola se utilizó para matar células cancerígenas de colon de manera eficaz, con una potencia “10,000 veces superior a la Adriamicina habitualmente usada”.

Se utilizan todas las partes del árbol y se elaboran zumos, infusiones, preparados con alcohol y comprimidos para combatir la fiebre, diarrea, gripe, pediculosis, insomnio y el cáncer.

En el Amazonas se usa la corteza, raíces y hojas para la diabetes, problemas de riñón, como sedante o como antiespasmódico. Existen tribus en Guyana que usan el té de hoja o corteza como Tónico para la circulación sanguínea.

Asimismo, el aceite de las hojas y la fruta verde son mezcladas con aceite de oliva, para tratar externamente trastornos como la neuralgia, reumatismo y artritis.