Saltar al contenido
Soluciones Naturales

El peligro del fluor y la impasibidad de los consumidores

El peligro del fluor y la impasibidad de los consumidores
Puntúa este post

Durante toda mi vida siempre tuve la noción de que el flúor era un producto beneficioso para mis dientes. No podía ni imaginarme lo equivocado que estaba

Dentífricos con el venenoso flúor para niños. Muy peligroso al tragarlo, pero le ponen sabor de frutas

“Nuevo Colgate con FLUOR”, “Dientes más blancos”, “Anticaries”, “combate la placa dental” o “protege tu dentadura” eran algunas de las promesas que hacían (y hacen) los fabricantes de dentífricos en sus anuncios. Decían que el fluoruro protegería nuestros dientes de todas las adversidades.

Lamentablemente ha ocurrido como en tantas otras ocasiones: Las grandes industrias multinacionales nos han vuelto a engañar. Lo curioso es que hace años que se ha descubierto “el pastel” y sin embargo todo el mundo continúa utilizando el flúor como si no fuera una sustancia tóxica y peligrosa.

Una de las primeras voces de alarma la dio por el año 1995 la Dra. Phyllis Mullenix. En sus investigaciones descubrió que el flúor no solo NO era beneficioso para los dientes, si no que los dañaba a largo plazo. Pero aún había más.

En 1990, Mullenix ya había reunido suficientes indicios de peligro tras comprobar que aparte de la fluorosis -fragilidad y tinción dentales por exceso de flúor- algo malo les ocurría a todas las coballas con las que experimentaba, excepto las del grupo de control, claro.

Y es que todas se comportaban de forma extraña, puesto que el patrón de comportamiento de alguien con exceso de fluoruro resultó ser el mismo que el de los pacientes tratados con radioterapia y quimioterapia como se descubrió más adelante, con un efecto inmediato que hacía disminuir su índice IQ (atención a esto: disminuía su inteligencia).

En 1994 y tras varios años de investigaciones en el Forsyth Dental Center Institute, por fin publicó sus resultados en la pretigiosa “Journal of Neurotoxicology and Teratology”. Pero inexplicablemente, tres días después de publicar las investigaciones que demostraban que el flúor era muy peligroso, fue destituida de su cargo y todas las subvenciones fueron retiradas. El motivo oficial de su cese fulminante fue que “no está relacionado el estudio del flúor con los dientes” y por lo tanto había malgastado el dinero de las subvenciones. La Dra. Mullenix denunció -inútilmente, todo hay que decirlo- que el Forsyth Institute recibió meses después de su cese una subvención de 250.000 dólares para investigación procedente de la compañía Colgate.

En 2006 investigadores chinos corroboraron las investigaciones de Mullenix al comprobar que se producía un gran Déficit de Atención en humanos adultos al tomar unas gotas sublinguales conteniendo 100 ppm (partes por millón). Tan solo unas gotas. Y no olvidemos que los dentífricos suelen tener 1500 ppm.

En 2012 un nuevo estudio realizado en la Universidad de Harvard verifica que el fluoruro reduce el coeficiente intelectual. La noticia publicada también por la web MarcketWatch unos días después (concretamente el 24 de julio), incide en la peligrosidad del flúor para lograr el correcto desarrollo del cerebro de nuestros hijos.

¿Hace falta más? Aún así y a pesar de que está prohibido fluorar el agua en países europeos como Austria, Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Alemania, Italia, Luxemburgo, Noruega, Países Bajos y Suecia, en otros como España se continúa realizando esta práctica en la creencia -equivocada- de que ingerir agua con flúor es saludable para los dientes de la población, sin importar lo que le ocurra al resto del cuerpo.

Dr. Albert Schatz

El descubridor de la estreptomicina, el profesor Albert Schatz lo dice sin pelos en la lengua: La fluorización… “es el fraude más grande que se haya perpetrado y que ha sido aplicado al mayor número de personas”.

Lo más sorprendente, es que a pesar de saber lo tóxico que resulta y de las advertencias de que no se ingiera que pone claramente en todos los envases, a los dentífricos destinados a los niños les ponen sabores de frutas! Simplemente alucinante.

Aparte del flúor las pastas de dientes tienen otros ingrediente muy interesantes. Si aún tienes fuerzas, puedes ver un breve listado en la página “Estilos de vida“.

Pero, ¿Qué hacer?

Ahora que ya sabes lo peligroso que es el flúor, actúa en consecuencia: Adquiere una pasta de dientes hecha a base de productos naturales y que no contenga productos químicos artificiales, así de simple.

Fuente: genteconconciencia

Hay muchos tipos de pasta de dientes sin químicos y sin fluor. Desde soluciones naturales usamos y recomendamos la pasta de dientes y los productos personales: Thieves elaborados con componentes naturales y aceites esenciales.

Artículos relacionados:  En la sección Investiga