Saltar al contenido
Soluciones Naturales

Cuidado de las articulaciones

prevenir dolor articulaciones

Mantener unas articulaciones sanas es fundamental para asegurar la movilidad del cuerpo sin dolores ni limitaciones, que son las principales dolencias que van apareciendo con la edad.

Las articulaciones son aquellas zonas en las que se unen dos o más huesos (rodilla, tobillo, cadera, hombro…). En ellas, cada extremo de los huesos que se unen, está recubierto por un tejido duro, elástico y flexible, que es el cartílago, y que es el encargado de facilitar el movimiento en las articulaciones móviles, pero también de actuar como amortiguador entre los huesos.

Las articulaciones soportan, con cada apoyo, varias veces nuestro peso corporal (mucho más en caso de movimientos bruscos o de mayor impacto). Es por esto que, incluso en ausencia de enfermedad, las articulaciones terminan sufriendo un desgaste mecánico por toda la actividad acumulada durante la vida.

Principales causas de problemas en articulaciones

Los problemas en articulaciones pueden aparecer por causas muy diversas, pero hay algunos hábitos o factores del día a día que pueden incrementar el riesgo de sufrir estas dolencias.

Sobrepeso y obesidad

Es importante cuidar el peso corporal, pues un elevado peso supone un mayor desgaste y un elemento de sobrecarga de las articulaciones, especialmente en las inferiores (rodilla, tobillo), que deben soportar un peso mayor. Es importante también, si se tiene sobrepeso, que optemos por actividad física suave y mantenida en el tiempo, frente a otras de mayor impacto.

Vida sedentaria

Así como una actividad muy intensa favorece que las articulaciones se debiliten, también la ausencia de ejercicio es desaconsejable. Al llevar una vida sedentaria, la musculatura que rodea la articulación se debilita, por lo que ésta deberá soportar un peso mayor, al no poder hacerlo el músculo debilitado.

Mala higiene postural

Mantener una buena postura es esencial para el cuidado de las articulaciones. Es aconsejable también, aunque a veces sea difícil por cuestiones de trabajo, evitar los movimientos muy repetitivos en articulaciones, pues aumentan la presión y el roce y suponen un mayor desgaste.

Hábitos tóxicos

Por ejemplo, el consumo excesivo de alcohol, el tabaco o una mala alimentación, pues favorece la inflamación de las articulaciones y la rigidez de las mismas.

¿Cómo cuidar las articulaciones?

  • Mantenerse en el peso ideal.
  • Mantenerse activo: realizar actividad física es importante para conservar la movilidad y fortalecer la musculatura.
  • Descansar adecuadamente: importante sobre todo en caso de deportistas, que en caso de no descansar correctamente podrían realizar sobreesfuerzos en el entrenamiento.
  • Reducir el riesgo de caídas e intentar no realizar sobreesfuerzos.
  • Mantener una buena postura en todo momento, especialmente al hacer deporte o levantar peso.
  • Evitar el consumo de tabaco y alcohol.
  • Llevar una alimentación adecuada.
  • Calentar antes de realizar cualquier tipo de actividad física: dar calor a la articulación para que no se sobrecargue en frío.
  • Si aparecen molestias, el calor local puede aliviar bastante (cremas específicas efecto calor, manta eléctrica, exposición al sol).
  • Es muy importante mantener una buena hidratación.

Alimentos que ayudan a cuidar las articulaciones

Cúrcuma

Son muchos los efectos beneficiosos de esta especia en el organismo. Entre ellos destaca su gran poder antiinflamatorio, por lo que añadir esta especia a nuestros platos puede a ayudarnos en dolores articulares causados por inflamación. También podemos tomarla en cápsulas si no nos agrada especialmente el sabor o si preferimos asegurarnos de que tomamos la cantidad más adecuada para beneficiarnos de sus efectos antiinflamatorios.

Naranjas

Como el resto de cítricos, las naranjas son potentes antioxidantes, y recientes estudios constatan que la asociación del poder antioxidante, las vitaminas y micronutrientes de las naranjas resultan muy efectivos en la protección de las articulaciones.

Magnesio

El buen estado de las articulaciones está estrechamente relacionado con el buen estado de los huesos, y el magnesio está altamente indicado para la protección de estos, así como de los músculos. Podemos encontrar este mineral en diversos alimentos, como los frutos secos (almendras, piñones), en semillas (semillas de sésamo), verduras (acelga, espinaca) o incluso en frutas desecadas, como las ciruelas.

También, al igual que la cúrcuma, puede consumirse en forma de suplemento.

Aceite de oliva

Ingrediente fundamental de la dieta mediterránea, que se posiciona como una de las que más reduce el dolor y rigidez en pacientes con problemas articulares. El aceite de oliva posee grandes propiedades antiinflamatorias gracias a la presencia del ácido oleico, que contiene polifenoles y omega-3.

Jengibre

El jengibre se ha utilizado para distintos fines terapéuticos en el organismo gracias a sus propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, y en los últimos años han surgido estudios que demuestran su eficacia en casos de artrosis, permitiendo aliviar los síntomas.

Además de como especia, también existen cápsular para tomarla en forma de suplemento o incluso también la encontramos en infusiones.

Vitamina D

Esta vitamina la sintetiza el propio organismo cuando nos exponemos al sol. Podemos encontrarla en pocos alimentos de forma natural (pescado azul), aunque cada vez hay más alimentos (lácteos, pan…) enriquecidos con ella.

Suplementos para el cuidado de las articulaciones

Colágeno

El colágeno es el componente mayoritario de nuestro tejido conectivo, presente en piel, cartílagos, huesos, uñas, cabello, ligamentos, tendones, encías, dentina…A medida que pasa el tiempo, el colágeno se va perdiendo con la edad, y por tanto es imprescindible introducirlo con la alimentación.

Se encuentra en productos alimentarios generalmente considerados de desecho (pieles, huesos, tendones). Por ejemplo, lo encontramos en las espinas y piel del pescado, en los cartílagos de la carne (oreja, callos, manitas de cerdo) o en las gelatinas. Al no ser alimentos que se consuman de forma habitual, sí que sería interesante la suplementación.

En este caso, las cápsulas de colágeno junto con magnesio y ácido hialurónico serían las más indicadas por su combinación de elementos beneficiosos para las articulaciones, tienes más información aquí.

Cartílago de tiburón

Podemos encontrarlo como suplemento, y es uno de los más consumidos a la hora de tratar dolencias articulares. Tiene propiedades antiinflamatorias y analgésicas, y contribuye a la elasticidad del cartílago.

Ácido hialurónico

Es otro componente muy importante del tejido conectivo y que se encuentra en nuestro cuerpo de forma natural.

Interviene en la producción de colágeno, y actúa como amortiguador y lubrica las articulaciones, reduciendo la fricción.

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x