Saltar al contenido
Soluciones Naturales

Cualidades beneficiosas del magnesio

El magnesio contribuye a hacer al organismo resistente a las enfermedades producidas por bacterias, microbios y virus. Así que es aconsejable tener algún complemento de magnesio natural en nuestro organismo para disfrutar de una buena salud.

El organismo humano, si tiene el debido equilibrio mineral, goza de cierta inmunidad natural a los agentes patógenos.

Cuando se rompe este equilibrio, por falta de algún elemento químico, el organismo resulta terreno abonado para que en él prosperen los microbios.

La carencia de magnesio  está ocasionada por una alimentación mal equilibrada y también porque los cultivos son abonados con escasas aportaciones de este mineral. En los años 50, se empezó a utilizar el abono como método para aumentar la productividad y no agotar la tierra. Con él se nutría de nitrógeno, fósforo y potasio. De este modo el fruto crecía fuerte y grande. Pero se olvidaban del magnesio. Así que a nuestras mesas podían llegar alimentos pobres en esta sustancia y, por tanto, nuestro organismo también carecía de él.

Desde 1963,  el Dr. Schrumpf  Pierrot  demostró que en terrenos donde el magnesio abunda es extraño encontrarse con muchas enfermedades mientras que, en lugares donde escasea, se encuentran excesivamente proliferadas.

Estas investigaciones llevaron a la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación) a declarar la recomendación de la utilización del magnesio en sus diversas formas. En el II Congreso Mundial de la OMMA (Organización Mundial de Medicina Alternativa), quedó patente la utilidad y necesidad de las sales de magnesio para conservar, recuperar y mejorar la salud.

En este sentido, por la curiosidad histórica y científica que inspira, debemos citar al libro titulado “Nuevas Propiedades de la Sal”, publicado en 1780, y escrito por Vicente Ferrer Gorraiz Beaumont y Montesa, en el cual se empieza ya a hablar de las incomparables virtudes de la sal de magnesio (éste se puede encontrar en cualquier buscador de Internet por su título).

cloruro de magnesio

Es importante también señalar que, la mayoría de las vitaminas sintéticas no pueden sustituir a las orgánicas, es decir, a las extraídas en los alimentos o de productos naturales. Esto es porque, aunque las moléculas de las vitaminas de síntesis tengan los mismos elementos estructurales que las orgánicas, en muchos casos no tienen la misma configuración espacial, por lo que cambian sus propiedades. Por todo ello, se puede afirmar que los productos naturales se asimilan mejor por el organismo.

Así que es aconsejable tener algún complemento de magnesio natural en nuestro organismo, para disfrutar de una buena salud. Es necesario incorporar a nuestra alimentación la cantidad de magnesio que equilibre la buena marcha y funcionamiento del cuerpo humano.

Propiedades: La experiencia  enseña que el organismo humano, si tiene el debido equilibrio mineral, goza de cierta inmunidad natural a los agentes patógenos. Cuando se rompe este equilibrio, por falta de algún elemento químico, el organismo resulta terreno abonado para que en él prosperen los microbios. Eso sucede cuando falta magnesio. Por tanto, este mineral contribuye a hacer al organismo resistente a las enfermedades producidas por bacterias, microbios y virus. Así el Dr. Delbet demostró que el magnesio exalta la efectividad de los glóbulos blancos en la destrucción de microbios.

El magnesio en el organismo humano provoca la eliminación del calcio en las partes donde su presencia es patológica, como en las arterias. Por esto, el magnesio es un excelente elemento para protegernos de la hipertensión y evitar la arteriosclerosis. Y es que el exceso de calcio en las arterias las hace frágiles, mientras que su sustitución por el magnesio las vuelve elásticas. Asimismo, el magnesio alivia notablemente la artrosis    articular y los cio en los huesos y dientes, y expulsa el que nos sobra.

El magnesio, especialmente en forma de sulfato, conviene a las personas que padecen del hígado, dado que precisamente los sulfatos suelen recetarse para este género de dolencia. El hígado desempeña funciones vitales en el organismo, como la síntesis de proteínas, almacena vitaminas y elimina sustancias nocivas de la sangre, transformándolas en otras inocuas. La formación de cálculos puede obstaculizar el buen funcionamiento del hígado, riñón y vesícula. Ahí es donde entra el magnesio en forma de sulfato, ya que puede ayudar a deshacer las piedras en el riñón, hígado y vesícula.

En cuanto al estreñimiento, el magnesio, en forma de sulfato y cloruro, puede ser  un laxante suave, o incluso un purgante. En las personas que padecen de esta dolencia, estas formas de magnesio son un excelente regularizador de las evacuaciones.

A las personas ligeras de vientre, aunque este efecto laxante suele ser más pronunciado en los primeros días, después el cuerpo ya se habitúa y se regularizan las evacuaciones. Si persiste, pueden no ingerirlo en ayunas, sino poco después de la comida, pues entonces el efecto laxante es menos pronunciado.

Las sales de magnesio son también un relajante muscular, por lo que pueden evitar contracturas musculares. Además, producen un efecto estabilizador en la excitabilidad de las neuronas y pueden prevenir o atenuar todas las manifestaciones de ansiedad.

Valentín González

Licenciado en Química

Director técnico de Magnesio Santa Isabel

Artículos relacionados:

Visita la Categoría: Tratamientos naturales

Comprar magnesio en tienda soluciones naturales