Como consumir de manera consciente

consumir-consciente

Difundimos dos artículos que hemos encontrado en la red, los cuales creemos 100% acertado y educativos para cualquier consumidor.

Antes de comprar hay que pensar cuál será el destino del dinero que invertimos en nuestras compras, si se quedará en nuestro barrio, pueblo o Ciudad o si viajara a otra ciudad, otro país o a un paraíso fiscal.
Si compramos de manera consciente nos podremos beneficiar indirectamente, debido a que el dinero se queda en nuestro entorno y hasta es posible que esos mismos billetes vuelvan a nuestras manos; ademas de esto hay que desacer el mito de: “en las grandes superficies se compra mas barato”, solamente comprando algún producto que no esté en oferta, ya se paga la diferencia con los precios del comercio tradicional.

Periodismo, ¿culto a la idiotez o mamporreros del sistema?

Es posible que muchos de ustedes piensen que tengo algún tipo de fijación por meterme tanto con el sector del periodismo, pero es que no se puede oír lo que uno oye sin indignarse, y porque además pienso que es un sector de vital importancia para el buen funcionamiento del sistema democrático, siempre que sean los guardianes que denuncien el mal funcionamiento del sistema y el desvío ético de nuestros dirigentes.

Viene hoy esto a cuento de una noticia con la que nos están bombardeando sin parar, y es de lo orgullosos que tenemos que sentirnos todos los españoles por los buenos resultados de la cadena mercadona, que en plena crisis ha obtenido el 19% más de beneficios y ha creado 6.500 nuevos puestos de trabajo en 2011, en concreto hay una emisora de radio que yo creo que están de fiesta y se dan mucha “prisa” en celebrarlo con champán y todo como si les hubiese tocado la lotería, cuando en realidad si cumpliesen con su obligación de periodistas lo que tendrían que estar es alarmados ante tamaño desastre por la deriva del sistema.

Antes de exponerles lo que pienso quiero que hagan ustedes un pequeño ejercicio de periodismo, y si tienen que elegir entre estos dos titulares para una crónica y siendo los dos verdad, ¿cual pondrían ustedes?

1-  La cadena tal de supermercados crea 6.500 nuevos empleos en 2011.

2-  Por culpa de esa tal cadena de supermercados se destruyen 6.500 empleos en 2011.

Yo por mi parte elijo la nº 2, paso a explicar por qué y además analizando los verdaderos efectos colaterales, que si uno no los tiene en cuenta no se percata de la verdadera magnitud.

Según estudios recientes realizados por varias entidades entre los que se encuentra uno de Ecologistas en Acción de Granada, se demuestra que la incidencia negativa sobre el empleo en grandes cadenas de distribución es del 100%, o sea que por cada empleo que crea, destruye 2 en el pequeño comercio.

Se comenta por si solo el dato, pero ahora quiero adentrarme en otra vertiente complementaria de la incidencia negativa sobre la economía local que tienen las grandes cadenas de distribución, según otro estudio  realizado por Friends of the Earth en el Reino Unido, estima que solo el 5% de lo que gastamos en las grandes cadenas retorna a la economía local, mientras que esa cifra se eleva al 50% si la gastamos en pequeños comercios.

Pero aún hay más, mientras en las grandes cadenas el beneficio de las empresas transnacionales lo destinan a inversión en los mercados financieros internacionales. El pequeño comerciante lo utiliza en cubrir sus necesidades personales en primer lugar.

Y luego tampoco hay que olvidar el tema fiscal, sin adentrarnos en escabrosas elucubraciones de tipo fuga de capitales, a mi el raciocinio me dice que los beneficios del pequeño comercio posiblemente pague escrupulosamente sus obligaciones fiscales como cualquier hijo de vecino, quiero decir que dado su modesto tamaño, la posibilidad de tener una SICAV donde tener sus fortunas tributando escandalosamente al 1% más o menos como se da entre los grandes empresarios de las grandes cadenas que asoman su patita por la revista Forbes, no es muy grande

En fin… que a mí no me vengan con milongas todos los gobiernos socialdemócratas y peperos que hemos padecido hasta ahora plantando grandes superficies como si fueran setas, diciendo que reactiva la economía, porque yo pregunto ¿Qué economía?, ¿de quién?

Y ya no quiero ni mencionar el tema pedantería, que es lo que tenemos que oír por boca de estos ilustres empresarios, aconsejando a todo lo que se menea, de que hay que hacer para crear empleo…¡Madre mía, en manos de quien estamos!

Solo me queda hacerle a usted una pregunta ¿cree que es ético comprar en grandes superficies?, cada vez que coja algo de una estantería le puede venir a la cabeza cualquiera de los millones de personas que están en el paro, y que seguramente usted conocerá de cerca.

Yo por mi parte me recomiendo esto

Empieza a negarte a comprar en ninguna gran superficie ni cadenas de supermercados, consume en el comercio de tu barrio, al principio puede causarte alguna molestia que a la larga te compensará. Esto les hará un daño demoledor y el barrio recuperará el dinamismo perdido.

Si tienes algún ahorrillo retíralo de los bancos y empieza a trabajar con la banca ética.

Por norma, en las gasolineras no compres nada que no sea gasolina, piensa que esto destroza la economía de los pequeños negocios de barrio para trasvasarla a las multinacionales, tu gesto puede hacer feliz a muchos ciudadanos, si vas de viaje compra antes las chuches en el barrio.

Fuente: reflexionesdeunindignado

como-consumir

OPINIÓN Esther Vivas

 

La apertura de un gran centro comercial siempre va asociada a la promesa de creación de empleo, dinamización de la economía local, precios accesibles y, en definitiva, a progreso. Pero, ¿la realidad es así? La gran distribución comercial se sustenta en una serie de mitos que, a menudo, su práctica desmiente.

La Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (ANGED), la patronal de la gran distribución, que agrupa a compañías como Alcampo, El Corte Inglés, FNAC, Carrefour, Ikea, Eroski, Leroy Merlin, entre otras, acaba de imponer un nuevo y duro convenio a sus 230 mil empleados. A partir de ahora, trabajar un domingo equivaldrá a trabajar un día entre semana, y aquellos que hasta el momento estaban exentos por motivos familiares, también, tendrán que hacerlos. De tal modo, que se dificulta, aún más si cabe, la conciliación entre la vida personal/familiar y laboral, en un sector donde la mayor parte de trabajadores son mujeres.

Además se aplica la regla de oro del capital, trabajar más por menos: se amplía la jornada laboral y se baja el sueldo. Asimismo, si las ventas caen por debajo de las del 2010, los salarios podrán ser recortados hasta un 5%. Llueve sobre mojado en un sector ya de por sí extremadamente precario. La ANGED, por su parte, considera que “el convenio refleja el esfuerzo de empresas y trabajadores para mantener el empleo”. Pero, ¿qué empleo?
Y ahora Caprabo, propiedad de Eroski, anuncia que quiere despedir a 400 trabajadores, no aplicar la subida salarial pactada y recortar hasta un 20% los sueldos de parte de su plantilla. ¿La culpable? La “previsible” caída de ventas y la crisis. El año pasado, curiosamente, la empresa anunció que en 2011 sus beneficios habían aumentado un 12%. Santa crisis “rescata” de nuevo a la empresa.

Visto lo visto, supermercados y creación de empleo parecen, más bien, un oxímoron. Son varios los estudios que señalan como la apertura de estos establecimientos implica, consecuentemente, el cierre de tiendas y comercio local y, en consecuencia, la pérdida de puestos de trabajo. Así, desde los años 80, y en la medida en que la distribución moderna se consolidaba, el comercio tradicional sufría una erosión constante e imparable llegando a ser a día de hoy casi residual. Si en el año 1998 existían 95 mil tiendas, en el 2004 esta cifra se había reducido a 25 mil, según datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Y si desaparece el pequeño comercio disminuyen, también, los ingresos en la comunidad, ya que la compra en una tienda de barrio, a diferencia de la compra en una gran superficie, repercute en mayor medida en la economía local. Según un estudio de Friends of the Earth (2005), en Gran Bretaña , un 50% de los beneficios en el comercio a pequeña escala retorna al municipio, normalmente a través de la compra de productos locales, salarios de los trabajadores y dinero gastado en otros negocios, mientras que las empresas de la gran distribución reinvierten tan solo un escuálido 5%.

Asimismo, debemos preguntarnos qué clase de empleo fomentan supermercados, cadenas de descuento e hipermercados. La respuesta es fácil: jornadas laborales flexibles, contratos a tiempo parcial, salarios bajos y tareas rutinarias y repetitivas. Y, ¿qué ocurre si decides organizarte en un sindicato y luchar por tus derechos? Que si tienes un contrato en precario, más vale que te vayas despidiendo de tu trabajo. Wal-Mart, el gigante del sector y la multinacional con un mayor número de trabajadores en todo el mundo, es el ejemplo por antonomasia. Su eslogan “Siempre precios bajos”, quizá podría sustituirse por el de “Siempre sueldos bajos”. Y no sólo esto, un estudio sobre el impacto de Wal-Mart en el mercado de trabajo local, del año 2007, concluía que por cada puesto de trabajo creado por Wal-Mart se destruían 1,4 puestos de trabajo en los negocios preexistentes.

Pero aquí no acaban las consecuencias negativas que la gran distribución tiene para aquellos que participan en la cadena de producción, distribución y consumo. Desde los campesinos, que son los que más pierden con las grandes superficies, obligados a acatar unas condiciones comerciales insostenibles y que les condenan a la desaparición, hasta consumidores instados a comprar por encima de sus necesidades productos de mala calidad y no tan baratos como parecen, hasta un tejido económico local que se fragmenta y descompone. Éste es el paradigma de desarrollo que promueven los supermercados, donde una gran mayoría salimos perdiendo mientras unos pocos siempre ganan.
*Artículo publicado en Público, 07/02/2013.

Más información:
Esther Vivas @esthervivas | facebook.com/esthervivas | www.esthervivas.com

Artículos relacionados:

Visita la categoría: Corporaciones

Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.