Saltar al contenido
Soluciones Naturales

Coca-Cola y PepsiCo reaccionan a la campaña anti-azúcar

Coca-Cola y PepsiCo reaccionan a la campaña anti-azúcar
Puntúa este post

¿De qué hablamos?

Coca-Cola y PepsiCo reaccionan a la campaña anti-azúcar Durante años, la ciudad de Nueva York ha hecho campañas para reducir el consumo de refrescos azucarados. Anuncios más recientes, repartidos por todo metro de NY, hacen comparación de los contenidos de los refrescos azucarados con las imágenes de sobres de azúcar y de grasa goteando. Ahora, los fabricantes como Coca-Cola y PepsiCo decidieron confrontar a las autoridades sanitarias de la ciudad, con la primera campaña conjunta en la historia de la industria de refrescos, en el metro. Vallas publicitarias dentro de los vagones predican las alternativas de bajas calorías y de menor tamaño de los embalajes como medida de progreso contra la obesidad. La campaña de la ciudad en contra de los refrescos es “discriminatoria y distingue un producto entre una variedad de alimentos y bebidas que también contribuye a esta cuestión tan compleja”, dijo Chris Gindlesperger, portavoz de la Asociación de la Industria de Bebidas sin alcohol de los EE.UU. (ABA , en sus siglas en Inglés), grupo sectorial lobista que encargó los anuncios favorables a los refrescos.

Los fabricantes de refrescos intentan revertir siete años de descenso en ventas, del cual se mueve US$ 74 mil millones al año y todavía generan la mayor parte de sus ganancias. Una de las razones de la disminución, es que, algunos consumidores están evitando el azúcar y los edulcorantes artificiales. La industria ha gastado decenas de millones de dólares para derrotar la propuesta de aumentar los impuestos a las bebidas con azúcar en el Estado de Nueva York y en otros lugares. La campaña publicitaria forma parte de los esfuerzos conjuntos de los fabricantes para ganar la batalla de relaciones públicas contra los gobiernos estatales y locales. PepsiCo, Coca-Cola y el ABA gastaron $ 70 millones en campañas de lobby y en anuncios desde principios de 2009, según la Organización de derechos de los consumidores Centro por la Ciencia en el Interés Público (CSPI). Durante este período, por lo menos 30 estados han propuesto agresivos impuestos en el consumo de refrescos, que acabaron depuestos después la reacción de la industria. Desde que su primer anuncio ha sido puesto en el metro, a casi tres años, la Secretaría de Salud de Nueva York tenía toda la red para sí, sin ser rebatida.

La nueva campaña de la ciudad, financiada con subvención federeal de US100 mil, incluí 1 vallas publicitarias dentro de 20% de los vagones del sistema, según Sam Miller portavoz de la secretaría. Se realizan 5,3 millones de viajes por día laborales el todo el sistema. Los anuncios, algunos en español, muestran una nube de sobres de azúcar que se derraman y se convierten en grasa goteándose en los envases de bebidas, con la frase “¿Está tomando las libras?” (Algo así como, ¿usted ha estado bebiendo unos kilos de más?). Uno de los anuncios da fe de que beber tres botellas de refrescos o bebidas isotónicas de 600 mililitros o tres bebidas energéticas 480 mililitros son equivalentes al consumo de 40 paquetes de azúcar. Los anuncios, que se quedan por otros tres meses, alerta al hecho de que el exceso de calorías puede llevar a la diabetes y las enfermedades cardiacas.

El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, defiende los impuestos estatales sobre las bebidas azucaradas. Su gabinete encargó a la Secretaría de Salud para hacer frente a las preguntas sobre el tema. Bloomberg es el fundador y propietario de la mayor parte del capital de Bloomberg LP, que controla la “Bloomberg”. “Los americanos están, literalmente, tomando grasa”, dijo el comisario de la secretaría, Thomas Farley, vía correo electrónico. “Para poner freno al marketing irresponsable de la industria, estamos comprometidos a enseñar a los neoyorquinos de los hechos ante los peligros del consumo excesivo” Los anuncios de los fabricantes de refrescos, a su vez, enseñan a los empleados de Coca-Cola, Pepsi, Dr. Pepper y SunnyD, de lado a lado, empujando carritos llenos de botellas de refrescos, jugos, bebidas isotónicas y agua, donde dice “Más opciones. Raciones más pequeñas. Menos calorías. Las empresas de bebidas de Estados Unidos están trabajando”. Otro anuncio se titula “Más opciones”. Y añade: “Estamos dedicados a ayudarle a elegir lo que es correcto para usted.”

Los anuncios hacen parte de una campaña de relaciones públicas a nivel nacional, iniciada en febrero, y son una rama de los programas similares de la ABA en los últimos años. “Tenemos que hacer nuestra parte para luchar contra la obesidad y esto es lo que estamos haciendo”, dijo Gindlesperger, citando la retirada de los refrescos sin reducción de calorías en las escuelas en 2006 y las etiquetas con información más claras acerca de las calorías. Los anuncios de la ABA en el metro no eran una respuesta directa al “blitz” de la secretaría de salud en el transporte, dijo Gindlesperger. Él no reveló el costo de la campaña o cuántos vagones se incluirán. Las vallas publicitarias ocupan todos los espacios de publicidad interna de todo un lado de un vagón. Coca-Cola y PepsiCo encargaron a la ABA para responder a preguntas sobre el asunto. Más del 35% de los adultos y alrededor del 17% de los jóvenes en los EE.UU. – aproximadamente 90 millones de personas – son considerados obesos, según el Centro de la agencia federal Centro de Prevención y Control de Enfermedades (CDC). Los partidarios de la imposición de impuestos sobre las bebidas con azúcar dicen que es una forma eficaz para revertir esta tendencia hacia la obesidad. Cualquiera sea la causa, la obesidad en los EE.UU. tiene un costo financiero “asombroso”, según el CDC. En total, contando desde los fármacos contra la diabetes hasta la pérdida de puestos de trabajo para los obesos, el costo fue de $ 147 mil millones en 2008.

Traducido por: Silvia Hauari

Fuente: Metro NY

Articulos relacionados:

Si tomas azucar, este artículo te interesa…

Coca cola y sus efectos en la salud

Sabes el azucar que tomas en algunos productos…

Como nos quieren hacer daño con productos toxicos