Saltar al contenido
Soluciones Naturales

Ashwagandha – Qué es y para qué sirve

para que sirve ASHWAGANDHA

La ashwagandha es una planta muy reconocida y de las más utilizadas desde hace siglos por la medicina ayurvédica y recetada como un tónico, narcótico, estimulante y afrodisíaco. En los últimos años se han ido descubriendo e investigando muchas más propiedades y beneficios que os resumiremos en este post.

¿Qué es la ashwagandha?

La ashwagandha, también llamada withania (su denominación científica es Withania somnífera) es una planta de origen Indio, aunque también puede encontrarse en África, Medio Oriente o el sur de Europa.
Esra planta pertenece a la familia de las solanáceas y su raíz tiene un olor fuerte muy característico. Como curiosidad, la palabra ashwagandha procede del sánscrito y es una combinación de las palabras “ashva” (caballo) y “gandha” (olor). Tanto sus raíces como sus bayas son utilizadas por los beneficios que aportan a la salud.
De hecho, por sus propiedades beneficiosas, esta planta es conocida como un adaptógeno al igual que otras como el ginseng, la maca o la Rhodiola rosea. Es decir, son sustancias naturales reconocidas por ayudar al organismo a alcanzar un rendimiento óptimo mental, físico y de trabajo.

Propiedades y beneficios del ashwagandha

Reducir el estrés

La withania se ha demostrado eficaz para disminuir el exceso de estrés. Esta afección psicoemocional puede derivar en otros trastornos si no se tiene bajo control, pues un exceso de cortisol puede favorecer problemas de diabetes, depresión, insomnio u obesidad.

Además, gracias a esta propiedad de reducción del estrés, ayudará a las personas que sufran de fatiga adrenal.

Favorece el sueño y reduce el insomnio

Se ha demostrado que la acción de algunos principios activos presentes en la planta, como son los withanólidos y el trietileneglycol, aseguran la fase REM del sueño, en la cual se desarrolla el sueño más profundo y reparador.

Útil en el cuidado del cabello

Puede combatir la alopecia androgénica, ayudando a mejorar la calvicie prematura. Además, siendo el estrés uno de los principales motivos de pérdida de cabello tanto en hombres como en mujeres, la ashwagandha será muy útil para controlar y disminuir esta caída al disminuir los niveles de cortisol en el cuerpo.

Efecto antioxidante

Otra de las grandes propiedades de esta planta es la de su acción antioxidante, protegiendo a los órganos más sensibles de los radicales libres, como son el cerebro o el sistema nervioso, los cuales propician el desarrollo de enfermedades como Alzheimer o Parkinson.

Reduce la fatiga

Desde hace siglos se utiliza la ashwagandha por sus efectos revitalizantes, lo que resulta interesante en personas con el ánimo decaído y también para deportistas, que podrán obtener mejores rendimientos en sus entrenamientos.

Aumenta la fertilidad masculina

En aquellos hombres con problemas de fertilidad, withania contribuye a:

  • Regular la hormona lutroplina a sus niveles normales
  • Incrementar sus niveles de testosterona
  • Mejorar la función tiroidea, reguladora de las hormonas reproductivas
  • Tratar el hipogonadismo

Otros usos de ashwagandha

En la actualidad se está estudiando la eficacia de ashwagandha en relación con el tratamiento de trastornos como la bipolaridad, la esquizofrenia, el trastorno obsesivo compulsivo (TOC), el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDHA) y enfermedades como la fibromialgia, la diabetes o el colesterol.

¿Cómo tomarla?

Es complicado encontrar esta planta en forma de raíz seca  o bayas, por lo que por lo general deberemos optar por consumir el extracto de la planta. El extracto puede presentarse generalmente en dos formas: en polvo o en cápsulas, y en esta forma sí puede encontrarse fácilmente en herbolarios o tiendas de suplementación.

Como hemos mencionado anteriormente, la raíz tiene un aroma intenso (y recordemos que su nombre significa literalmente “olor a caballo”) por lo que hay quien puede encontrar desagradable el sabor de la raíz en polvo, y en ese caso se puede optar por las cápsulas. Pero también hay quien opta por ingerirla acompañada, en forma de tisana o mezclada con miel, aceite o yogur.

Dosis

La cantidad diaria recomendada oscila entre los 3-6 gramos de raíz seca y los 300-500 mg del extracto de la planta.

Cuándo tomar ashwagandha

La mejor opción es que tomes tu dosis diarias separada en varias tomas (con un par es suficiente), y una de ellas cerca de las dos horas previas a irte a dormir, para que de esta forma puedas beneficiarte de sus propiedades sobre el sueño.

Es importante también mantener una ingesta regular durante algunos meses para poder beneficiarte de todos sus efectos positivos.

Contraindicaciones

A pesar de sus numerosos beneficios, hay determinadas circunstancias en las que no sería recomendable el consumo de ashwagandha, dado su alto contenido en alcaloides activos puede ser incompatible con determinados cuadros médicos o para ciertas personas.

La ashwaghanda está contraindicada en los siguientes casos:

  • Durante el embarazo y en período de lactancia
  • En caso de tratamiento médico por depresión o ansiedad, pues es incompatible con determinados medicamentos, por lo que es importante consultar con tu médico antes de comenzar cualquier suplementación.
  • Si se toman somníferos, podría agravar la somnolencia.
  • En caso de hipertiroidismo, pues la ashwagandha puede aumentar la cantidad de hormonas tiroides que el cuerpo produce.
  • En niños menores de 12 años.
  • Si se tiene alergia o sensibilidad a las solanáceas
  • Si sigues una medicación por hipertensión o colesterol alto, mejor consultar con tu médico para evitar descompensaciones indeseadas.

Conoce otros remedios naturales y ecológicos

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x