Noticias Farmafiosas… que no publican los medios de des-información.

El laboratorio Roche podría ocultar 15.161 muertes por sus fármacos

El laboratorio Roche podría no haber comunicado a la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) miles de reacciones adversas provocadas por sus medicamentos en Estados Unidos. Es escandaloso. Otro escándalo, a los que nos tiene acostumbrados esta compañía, pues podrían haber ocultado hasta 15.161 muertes relacionadas con sus fármacos. En estudios postcomercialización realizados en EE.UU. -o resto del mundo-, en ensayos clínicos, en programas de farmacovigilancia del propio laboratorio se recogen muchos datos relacionados con las Reacciones Adversas de los Medicamentos (RAM). Estos datos se ocultan y/o se pintan de otra manera a la EMA, como parece que ha hecho Roche (y si lo ha hecho Roche qué no harán otros).

Es lo que el abogado Francisco Almodóvar, con el que me he asociado entre otros motivos por todo esto, denuncia desde hace tiempo con ejemplos concretos como el del medicamento Fosamax, del laboratorio Merck Sharp & Dohme. Parece que se están dando pasos positivos en farmacovigilancia en Europa pero la farmacovigilancia debe tener carácter mundial; no tiene sentido de otro modo.

Así que fijaos en cómo las gastan. Es un claro ejemplo de ocultación de información desde la central de EE.UU. sobre los daños que provocan muchos medicamentos. El artículo no explica nada sobre si ha habido también errores en el sistema de notificación de sospechas RAM a la agencia de medicamentos de Estados Unidos, la poderosa FDA. Esto también ocurre, que la FDA tenga datos y por error de comunicación o coordinación no los comunique a la EMA. Habrá que estar atentos a esto porque es una bomba en cuanto que es la primera vez que la EMA se pone seria realmente. Es un noticia positiva, veremos hasta dónde llegan las investigaciones de la agencia europea.

Bebés que nacen adictos a los fármacos

Publicado por Miguel Jara el 7 de julio de 2012

Un reciente estudio de la revista Journal of the American Medical Association, asegura que el numero de bebés nacidos con adicción a los fármacos de uso común, como los analgésicos que algunas madres toman durante el embarazo, se ha triplicado entre el año 2000 y 2009. De cada mil niños nacidos el año pasado en Estados Unidos, más de tres llegaron al mundo adictos a este tipo de medicamentos.

El senador demócrata por el estado de Nueva York Charles Schumer piensa que el problema se ha convertido en una crisis nacional para los recién nacidos y recientemente hizo un llamamiento a la FDA, la agencia de medicamentos estadounidense para que cambie las etiquetas de los medicamentos recetados para advertir claramente a las mujeres embarazadas los peligros de estos fármacos, que pueden condicionar la salud de sus hijos. Los bebés que sufren el denominado síndrome de abstinencia neonatal tienden a ser mas irritables, a tener un tono muscular más elevado (hipertonía), temblores, intolerancia a los alimentos, convulsiones y dificultades para respirar.

También son más propensos a nacer prematuros, con defectos congénitos y a desarrollar deficiencias de aprendizaje a largo plazo. Aunque otras medicamentos pueden conducir al síndrome de abstinencia neonatal, el estudio señaló a los analgésicos como la vicodina y la oxicodona, los cuales se han convertido en unos de los medicamentos de los que más se abusa en Estados Unidos.

Los bebés adictos a los fármacos normalmente tienen que ser sometidos a tratamientos costosos para librarse de la adicción.

Publicado por Miguel Jara el 5 de julio de 2012

El laboratorio multinacional Pfizer ha sido acusado de practicar “una conducta delictiva” y de financiar “un oscuro sistema de coimas y sobornos a los médicos en el marco de la cadena de comercialización de los medicamentos”, según dictaminó el Juzgado Nacional de lo Criminal de Instrucción Número 27 de Buenos Aires (Argentina), durante un juicio contra dos de sus ex jefes de zona del departamento comercial. En el ejemplar fallo que se convierte en un caso testigo por la revelancia de las pruebas, Pfizer quedó envuelto en un escándalo de imprevisibles consecuencias para la multinacional, ya que el juez de Instrucción Alberto Baños y la secretaria del juzgado María Noé Rodríguez recomendaron enviar los antecedentes al Juzgado Nacional en lo Penal Económico Número 8 para que determine la gravedad de las conductas delictivas y las eventuales condenas penales. Así nos ha informado la Asociación de Agentes de Propaganda Médica de Argentina, que aúna a los visitadores médicos del país andino.

El juicio fue iniciado por Pfizer contra los jefes de zona Jorge Capalbo y Oscar Víctor Patrone por conducta “fraudulenta” porque desviaron 24.423 pesos (el euro cotiza a 5,65 pesos por unidad, por lo tanto serían 4.323 euros -una cifra insignificante, por cierto-) destinados al pago de los sobornos, mediante la presentación de facturas apócrifas. Pfizer acudió a la justicia tras fracasar en su intento de que los empleados del laboratorio presentaran “voluntariamente” la renuncia. Pero la demanda de Pfizer se convirtió en un tiro en el pié porque durante el juicio se comprobó que los citados eran apenas parte de un mecanismo tipificado como “conducta delictiva” y en la sentencia judicial –sin excluir del delito a Capalbo y Patrone- se responsabiliza a la empresa de forzar a sus empleados a pagar coimas y distribuir costosos regalos entre los médicos para que receten sus productos.

El citado sistema de coimas se disimulaba “a través de documentación apócrifa” aportada por los acusados pero de la que “las autoridades no podían estar ajenas, siendo aquéllos (Capalbo y Patrone) sólo un engranaje de dicho entramado”. Capalbo y Patrone “colaboraron y/o participaron de algún modo en la confección de los balances falsos de la empresa, que no reflejan obviamente la situación económica real del laboratorio”, falsedad que ha merecido que “se investigue una hipótesis delictual” en la que quedaron salpicados los médicos que recibieron las coimas, las autoridades del laboratorio, una empresa de viajes que funcionaba como “taparrabos” para disimular la ruta de los sobornos y también los visitadores médicos, señaló la sentencia.

Durante el juicio iniciado en 2006 y con sentencia de febrero de este año conocida recientemente, fueron citados a declarar siete médicos y pese a que algunos se mostraron “desmemoriados”, finalmente debieron rendirse a la evidencia y admitir que habían recibido de Pfizer –a través de Capalbo y Patrone- regalos, pago de honorarios por congresos inexistentes o pasajes de avión que en muchos casos jamás utilizaron y que convirtieron en dinero.

La investigación judicial acreditó que el médico Nicolás Luisic recibió una computadora con monitor de plasma, Juan José Bracco fue favorecido con una cámara digital y Emilio Santangelo con un monitor de plasma, pero de las pericias contables ordenadas por el juzgado surgió que “no hay comprobante alguno en la contabilidad de Pfizer” de estos obsequios.

¿Cómo procedían? El laboratorio identificaba a los denominados ‘médicos-negocios’, es decir, aquellos con mayor potencial prescriptor y enviaba a un agente de propaganda médica a captar su voluntad mediante el ofrecimiento de diversos beneficios económicos como puede ser la entrega de un determinado electrodoméstico o un cheque o dinero en efectivo, de tal manera se asegura que aquél recete sus productos. Así lo narra la sentencia sobre Pfizer, aunque es un comentario que podría ser reproducido como mecanismo habitual de la industria que yo he tenido la oportunidad de comprobar y documentar en mi libro Laboratorio de médicos. Exactamente lo mismo que ocurre en Argentina ocurre de manera cotidiana en España con numerosos laboratorios sin que las autoridades judiciales españoles actúen.

Los ex jefes de zona declararon ante la justicia que tenían justificado gastos de hasta 3.000 pesos por mes (540  euros, de nuevo qué ridículo, ríete tú de que lo que disponen aquí muchos visitadores) para sus “atenciones” con los médicos, a los que podían obsequiarle desde libros de medicinas a delicias gastronómicas.

En la sentencia se subraya que no es de su competencia “el análisis del proceder de los médicos, desde el punto de vista moral, pero permítaseme señalar que no cabe duda que ello conspira contra la dignidad de la profesión, constituyendo una clara falta ética”.

En el proceso se han tenido en cuenta informaciones como las publicadas por el diario Clarín titulada Denuncian que hay médicos que recetan mal por los regalos de los laboratorios o la publicada por Noticias bajo el título de Los negocios sucios de los médicos argentinos.

Publicado por Miguel Jara el 29 de junio de 2012

Continuando con lo que comentaba hace unos días sobre que los tribunales de Justicia reconocen el daño provocado por el medicamento Agreal pero no indemnizan de manera justa a sus afectadas, me llega ahora otro ejemplo. Se trata de una sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona fechada el 7 de junio pasado. El fallo reconoce que el medicamento del laboratorio Sanofi Aventis, utilizado para aplacar los sofocos relacionados con la menopausia,

“es defectuoso por deficiente información contenida en el prospecto y, como consecuencia de ello, se vulneró los derechos fundamentales a la liberad, en su vertiente de libertad de elección, y la integridad física y moral de las actoras”.

Pero hete aquí que dicho tribunal considera justa la cantidad de 3.000 euros como compensación por el daño moral que la farmacéutica les ha causado. Fija otras cantidades, además, para resarcir a las trece víctimas de Agreal que van desde los 25,46 euros que le concede a varias de ellas (sí, yo también he tenido que frotarme los ojos para verlo) y los 92.929 euros. ¿Las costas? que cada parte asuma las suyas y las comunes a medias. Con razón desde la asociación Agreal Luchadoras, que reúne a afectadas por el fármaco, califiquen estas compensaciones de “calderilla“.

Publicado por Miguel Jara el 27 de junio de 2012

Ya que a Pfizer, la primera multinacional farmacéutica del mundo, le permiten vender un medicamento como Celebrex cuando sus primos hermanos (Vioxx y Bextra) se han retirado del mercado sobre todo en el caso del primero por mortales, podría ser más discreta. Pero no, según publica el New York Times y reproduce El País, un director de investigación de la corporación se jacta de haber engañado a la comunidad médica y científica y por tanto a toda la sociedad, al presentar de manera manipulada los resultados de los ensayos clínicos hechos con dicho fármaco.

Celebrex es uno de los productos más vendidos de Pfizer. En 2011 la farmacéutica ingresó casi 1.560 millones de dólares sólo en Estados Unidos. Un juzgado estadounidense está investigando a la compañía por posible fraude. Esto sucede unos días después que nos esterásemos que otro de los grandes laboratorios, Roche, podría ocultar 15.161 muertes por sus fármacos.

Se da la circunstancia que Pfizer aceptó pagar una cifra récord de 2.300 millones de dólares (unos 1.600 millones de euros) en 2009 para resolver cargos civiles y penales relacionados con prácticas comerciales fraudulentas del fármaco Bextra. En dicha ocasión fue multada por promocionarlo para usos para los que no tenía permiso de las autoridades farmacéuticas estadounidenses. Esto también lo ha hecho la casa con otros preparados suyos como Neurontin, nada nuevo pues. Lo que no debe de pasar desapercibido es que el citado Bextra es un preparado de la familia de los coxib, un grupo de medicamentos modernos muy conocidos entre los médicos y sobre todo farmacéuticos y farmacólogos, por ser especialmente peligrosos para la salud.

Bextra está retirado de las farmacias estadounidenses. En 2004, el laboratorio Merck retiró “voluntariamente” su antiartrítico Vioxx (rofecoxib). Es muy difícil entender porqué si se demostró que Vioxx podía causar infartos de corazón y cerebrales en sus consumidores, como así fue en cientos de miles de personas con los resultados funestos que pueden imaginarse, han continuado vendiéndose en las farmacias varios medicamentos con el mismo principio activo, caso de Bextra. Pues bien, Pfizer continúa ofertando Celebrex (celecoxib) pese a su peligrosidad y que manipuló los datos de sus ensayos clínicos. No se entiende por qué dentro de un mismo grupo de medicamentos unos se prohiben y otros no ¿no contienen el mismo principio activo? Si alguien sabe explicarlo que avise.

Merck sabía que vendía un fármaco mortal. Había llegado a esta conclusión tras realizar el ensayo APROVe, siglas en inglés de Prevención de Pólipo Adenomatoso con Vioxx, pero ocultó a la FDA esos trabajos para poder comercializarlo (las agencias del medicamento, como la estadounidense o la europea, no realizan estudios independientes sobre los fármacos para los que los laboratorios les solicitan licencia, revisan la documentación sobre dichos medicamentos que les presentan los fabricantes).

Fuente: Miguel Jara

Los farmacos de Roche podría no curar sino matar

Más de 15 000 estadounidenses podrían haber muerto por fármacos Roche

La compañía farmacéutica es sospechosa de ocultar información sobre los efectos secundarios de los medicamentos producidos por ellos, según la Agencia France-Presse.

Las deficiencias de la empresa farmacéutica fueron identificadas durante una inspección llevada a cabo por expertos británicos de la Agencia de Supervisión de medicamentos y suministros médicos (MHRA). Los expertos descubrieron alrededor de 80 000 informes sobre el uso de diferentes fármacos de la compañía Roche en los Estados Unidos.
Entre estos informes encontraron información sobre la muerte de más de 15.000 personas. Los empleados de Roche debieron llevar a cabo una investigación sobre las causas de las muertes en EE.UU. producidas probablemente por los medicamentos.
Sin embargo, ellos no intentaron encontrar una explicación si los pacientes murieron debido a un desarrollo de los efectos secundarios de los medicamentos o si ellos fallecieron a causa de la enfermedad que ya tenían.
La empresa farmacéutica reconoció sus deficiencias, subrayando el hecho de que se cometieron errores sin intención.Texto completo en: RT

Espectacular censura informativa acerca de fármacos peligrosos de GlaxoSmithKline: 2400 millones de multa… ¿por qué?

Me gustaría que no hiciera falta ser periodista para ser capaz de ver que, cuando un redactor usa eufemismos para salvaguardar la reputación de una gran compañía farmacéutica, estamos ante una CENSURA como la copa de un pino.
Si uno se lee las informaciones acerca del juicio perdido por la todopoderosa farmacéutica Glaxo Smith Kline y se encuentra con la expresión “promoción ilegal de medicamentos” es muy posible que no sepa de qué cojones están hablando.
Cuando uno se da cuenta de que habla de dos antidepresivos (Paxil y Welbutrin) aquel que siga la información, inmediatamente sabrá que estas pastillas han provocado suicidios al recetarse a adolescentes. Además, hay otro medicamento señalado en la investigación, contra la diabetes, que seguro que ha generado severos daños pero del cual no explica nada en las noticia de agencia. En los próximos días nos enteraremos de más cosas y este juicio podría significar el principio del fin de las grandes compañías farmacéuticas, sumidas en la crisis, como todo el capitalismo.
Sería bueno recordar que el famoso Drake, informante de David Wilcock, había asegurado que en estas fechas comenzarían a producirse detenciones de la cúpula del poder Iluminati.
Bueno, pues la noticia anterior se une hoy a esta otra sobre la dimisión del máximo dirigente de Barclays Bank por la manipulación de los tipos de interés interbancarios, es decir, la creación de dinero-deuda.
Sin lanzar las campanas al vuelo, permanezcamos atentos a los acontecimientos.

Fuente: Rafapal

Visita la categoría: Farmafia

Comentarios

Sé el primero en comentar

Deja un comentario