Kambó, la vacuna de la Selva

Kambó la vacuna de la Selva “Kambó” es una medicina ancestral usada por las tribus indígenas amazónicas de la región occidental de la Amazonia. Es una especie de Rana (Phylomedusa Bicolor) que vive en Amazonas, y es principalmente conocida por ser la medicina purgativa más potente que se conoce en la selva. Esta medicina tiene un poder único para limpiar el cuerpo, la mente y las emociones. Es como un tridente que rasca el fondo de una olla quemada. Sale la “suciedad”, difícil de limpiar de otra manera.
Es un remedio muy eficiente a la hora de limpiar reductos tóxicos inconscientes que han quedado en el organismo. A parte de ser purgativa, su secreción natural es uno de los antibióticos más fuertes que se conoce y una de las mejores vacunas para fortalecer el sistema inmunológico. Su secreción contiene también una sustancia que actúa como poderoso energético natural capaz de combatir y eliminar disturbios de salud y aumentar la funcionalidad natural de nuestros órganos.
Aunque a esta secreción le llamemos Medicina, en realidad ella no funciona como medicamento típico. Con ella simplemente se despiertan los órganos del cuerpo, el sistema endocrino y los sistemas de defensa para que actúen en sus funciones naturales.
“Con Kambó, el cuerpo tiene la oportunidad de curarse a sí mismo.”
Beneficios
  • A corto plazo, se destacan: sensación de ligereza y alivio, mejoría en el estado de alerta y humor, mejor concentración, equilibrio del sistema hormonal, resistencia al cansancio, hambre y sed, mejor funcionalidad del sistema digestivo. Es muy recomendado para limpiar el cuerpo de toxinas retenidas, sanar alergias, insomnio, pereza, problemas de audición, dolores de cabeza, adicción a medicinas «blandas» o sustancias como el tabaco, el alcohol, el azúcar, o el gluten.
  • A largo plazo, los beneficios más destacados son el empoderamiento del sistema inmunológico, la superación de la fatiga, y la cura de enfermedades más graves como, por ejemplo: tiroides, artritis, depresiones y adiciones fuertes.
Nota: Lo que el Kambó no puede hacer es eliminar la raíz de nuestros bloqueos emocionales provenientes de experiencias traumáticas que en la mayoría de los casos son el origen de las enfermedades físicas.
Con el Kambó se siente mucho alivio al purgar y limpiar la memoria tóxica del cuerpo, siendo éste es el primer paso; es como abrir las puertas hacia una sanación más profunda, pero la raíz del problema casi siempre permanece. Para eliminar la raíz emocional de la ira y el miedo se recomienda otras terapias y enteógenos.

Historia del Kambó

Como la mayoría de las medicinas tradicionales, el origen exacto es difícil de determinar. La leyenda nos habla de un pueblo indígena que estaba enfermo y de su chamán, llamado Kampu, que estaba desesperado por sanar a su gente. Éste, intentó de todo para sanar a la comunidad y no lo lograba, hasta que una noche bajo el efecto de Ayahuasca, Kampu fue visitado por Dios, quien llegó hacia él con una rana en las manos y le demostró cómo utilizarla para sanar a la tribu.
Al día siguiente, el chamán empezó a aplicar la secreción de la rana y logró combatir la enfermedad. Después de morir se dice que su espíritu permanece vivo en esta sustancia, y varias tribus la utilizan para mantener la salud.

Aspectos espirituales

Aunque no sea un psicoactivo, el Kambô tiene muchas cualidades espirituales. Marcelo Gomes ha escrito un artículo llamado “Kambô, the Spirit of the Shaman” donde explica que el Kambô tiene un efecto de “shock espiritual” en la vida de las personas. Se puede percibir un alineamiento de los Chacras y se abre la posibilidad hacia una reorganización energética a todos los niveles.
Tradicionalmente, los indígenas utilizan el Kambó para combatir el Panema, que, según ellos, es como una nube que no permite a la gente conectarse con el Gran Espíritu y ni con su propia intuición. Cuando la gente tiene Panema, nada en la vida les va bien, se enferman, no logran cazar, no encuentran el amor, tienen pereza. Su experiencia con el uso del Kambó comprueba que esta sustancia remueve el Panema, abriendo las puertas hacia la sanación, la percepción y la mejora vital.
Es importante, a la hora de la purga, que uno visualice lo que ya no le sirve, lo que quiere dejar atrás; o su propósito de sanación. De este modo, junto con la fuerza de la medicina, la liberación es más profunda y eficaz.
En todas las culturas tradicionales la purga es un acto de humildad y reverencia, utilizada para abrir puertas hacia una experiencia de sanación espiritual. La purga, el «dejar ir» de lo viejo, es el primer paso hacia un cambio de vida y un cambio de consciencia.

Investigación científica

“La investigación científica sobre la secreción de esta rana se inició en la década de 1980. Nominado para el premio Nobel, el científico italiano Vittorio Erspamer, de la Universidad de Roma, escribió que esta secreción contiene un cóctel químico fantástico, con posibles aplicaciones médicas, no igualado por ningún otro anfibio. Entre las varias docenas de péptidos que se encuentran en el Kambó, alrededor del siete por cien son bio-activos. Estos se unen a los receptores situados en el cerebro, provocando reacciones químicas en el cuerpo humano. Hasta ahora, los investigadores han encontrado nueve péptidos bio-activos que tienen un potente efecto sobre los músculos gastrointestinales, las secreciones gástricas y pancreáticas, la circulación sanguínea, y en la estimulación de la corteza suprarrenal y la glándula pituitaria.
  • Phyllokininy phyllomedusin son dilatadores potentes del vaso, lo cual aumenta la permeabilidad de la barrera sanguínea del cerebro. Esto facilita el acceso de estos dos péptidos al cerebro así como de los péptidos activos.
  • Caerulein y Sauvagine provocan una caída de la presión arterial acompañada de taquicardia. Estos también estimulan la corteza suprarrenal y la glándula pituitaria, lo cual contribuye a que aumente la percepción sensorial y la resistencia. Ambos péptidos tienen un fuerte efecto analgésico, mejoran la resistencia, aumentan la fuerza física y en general, mejoran la capacidad de soportar el dolor y las situaciones estresantes. Poseen un potencial medicinal que facilita la digestión, y se han demostrado efectos analgésicos para quienes tienen cólicos renales, dolores causados por la insuficiencia vascular periférica y dolores cancerígenos.
  • Dermorphin y deltorphin son potentes péptidos opioides cuatro mil veces más potentes que la morfina y cuarenta veces más fuertes que la endocrinológica tipo B.
  • Adenoregulin, trabaja en el cuerpo humano a través de los receptores de adenosina, un componente fundamental en todas las células humanas energizantes. Estos receptores pueden ofrecer una opción para el tratamiento de la depresión, el derrame cerebral y enfermedades de deterioro cognitivo tales como el Alzheimer.
Las investigaciones científicas sobre los péptidos del Kambô están abriendo nuevas perspectivas sobre cómo funciona el cerebro humano. Las propiedades de los péptidos del Kambô cubren una amplia gama de posibles usos médicos en el tratamiento de enfermedades cerebrales como el Alzheimer y el Parkinson, la depresión, migrañas, problemas de circulación sanguínea, insuficiencia vascular, enfermedades de órganos, problemas de la piel y los ojos, problemas de fertilidad en las mujeres y los hombres, AID, hepatitis y cáncer. Otras características médicas interesantes de esta secreción son sus efectos anti-inflamatorios, su capacidad para destruir los microbios y los virus y para sanar infecciones.
Debido a la presencia de estos nueve péptidos, el Kambó es uno de los antibióticos y anestésicos naturales más fuertes encontrados en el mundo y uno de los medios naturales más fuertes además para potenciar nuestro sistema inmunológico.”

Método de extracción

Los indígenas en Amazonia buscan la rana en los árboles donde ellas habitan. Para encontrarlas siguen su canto que es muy particular y distinto de los demás cantos de la selva. Ellas solamente cantan en el momento de la noche en el que ya no hay luna y el canto se intensifica antes de las lluvias.
Para lograr sacarles la secreción hay que estirarles las piernas y los brazos con hilos y hacerles cosquillas para que suden, cuando sudan se rasca el líquido con un palo y se seca al sol. Aunque parezca doloroso el proceso, no lo es. Los hilos no son estirados con fuerza, son solo para abrirles las extremidades pero hay que hacerlo con delicadeza y cuidado. Para los indígenas es muy importante que la rana no sufra. Algunos les cantan mientras les sacan el veneno, como acto de respeto, y el proceso no dura más que cinco minutos. Después la rana vuelve a su hábitat en libertad.

El tratamiento

Para recibir el tratamiento se tiene que haber guardado doce horas de ayuno completo, solo tomando agua o infusiones.
A la hora de recibir el tratamiento, el Facilitador hace unos pequeños huequitos superficiales en la piel del que recibe, para poder colocar la sustancia y que ésta sea absorbida por la sangre.
Como ha sido mencionado antes, el Kambó tiene un efecto purgativo muy potente en el cuerpo. En el momento en que el veneno es aplicado, se siente calor, muy intenso, por todo el cuerpo, seguido de nauseas, vómitos, sudor, mareo y ganas de excretar. El mal estar es soportable y en ningún momento se pierde la consciencia. Es importantísimo beber mucha agua antes y durante la sesión para que la purga sea efectiva.
Durante la sesión se recomienda mantener clara la intención, respirar y no desistir de la purga mientras ésta sea necesaria. En total, el efecto dura, aproximadamente, veinte minutos.
Es recomendado hacer el tratamiento tres veces seguidas, con el espacio máximo de un mes entre ellas, para que el Kambô tenga más tiempo de profundizar y sanar. Si no se puede hacer las tres, una es mejor que ninguna.

Contraindicaciones

El kambô no es recomendado para personas que sufran de problemas cardiacos serios, embarazadas, mujeres amamantando, personas con pancreatitis o bajo tratamiento de quimioterapia.
Fuente: Facebook: KAMBO

Comentarios

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

wpDiscuz