Comprar en comercios locales te beneficia

comercios-locales

Si alguien te dijera que con tus compras puedes ayudar a cambiar el mundo ¿lo creerías?, pues la realidad es que si, cada vez que compras en un comercio o compras un producto estas votando por lo que quieres para tu vida, tu familia y tu entorno. Si compras productos que contienen transgénicos o pesticidas, estas votando por ese sistema de producción que contamina el planeta y tu salud.

Si compras en grandes superficies, votas por enviar tu dinero a otros países o regiones y votas a favor de las grandes corporaciones.

Con tus compras decides que mundo quieres tener, si deseas que las cosas cambien, que los pequeños agricultores puedan seguir cultivando, que las pequeñas empresas de tu entorno puedan seguir funcionando, que existan empresas socialmente responsables y que en tu barrio existan comercios de todo tipo para evitar tener que coger el coche, vota por el comercio local. Invertir en el comercio tradicional te dará muchas posibilidades de que lo gastas te pueda revertir a ti o a tu familia de una u otra forma. Con nuestro dinero podemos elegir en qué mundo queremos vivir.

Algunos se convencen pensando que compran más barato, pero en la mayoría de los casos los productos son de costes más elevados y su envasado (con tastos plásticos), contribuyen a aumentar la contaminación del medio ambiente. Aunque hay que tener en cuenta la economía familiar y que algunos productos puedes comprarlos más económicos en las grandes superficies, la mayoría de productos están con precios muy similares a los del comercio local y en algunos casos mucho más caros.

comercio local

Igualmente cuando consumimos productos de multinacionales que apoyan guerras o esclavizan a la población, el voto o mensaje que enviamos es que estamos de acuerdo con ese sistema. Si como consumidores sabemos hacer compras locales o éticas, estaremos asegurándonos el futuro de los pequeños comercios, de la riqueza local y de los productos de la zona que siempre nos aportaran más valor añadido.

Comprar en el comercio local es invertir en nuestro propio futuro, ya que el dinero se queda en el pueblo o en el barrio y de una u otra forma puede revertir en nosotros mismos y en nuestros vecinos, familiares o entorno.

Otra opción es comprar en tiendas virtuales comprometidas con mejorar y preservar la calidad de vida con soluciones y productos naturales que eviten dañar la salud o el medio ambiente.

Si quieres cambiar el mundo tienes que ser capaz de cambiar de Banco. Mientras que la banca convencional puede manejar gobiernos, financiar empresas que destruyen el medio ambiente, o financian empresas relacionadas con el narcotráfico, las armas o el tráfico de personas; la banca ética apoya las inversiones en negocios sostenibles que preservan el medio ambiente, tienen valor añadido y evitan las inversiones que vulneren los derechos humanos o dañen a la naturaleza.

“La inversión socialmente responsable contribuye a un mundo más justo, equitativo y sostenible”. Somos responsables del destino de nuestro dinero y la ISR contribuye a un mundo más justo, equitativo y sostenible

Grandes superficies

Adicionalmente, creo que un consumidor responsable sí debe estar dispuesto a pagar algo más por productos responsables o de empresas responsables.

La Inversión Socialmente Responsable (ISR) supone decir “no” a las empresas con impacto negativo en el medio ambiente y a las que fabrican productos nocivos para la salud o armas, entre otras. “En resumen, se contribuye a construir un mundo más justo y equitativo, decidiendo dónde van a parar tus ahorros, y se promueve el cambio de las empresas que no son socialmente responsables“.

Lo mejor de todo es que esto se puede conseguir sin perder rentabilidad y quienes deciden realizar inversiones en estos productos pueden:

  • Dirigir sus ahorros de forma responsable y congruente con sus principios éticos.
  • Tener capacidad de influir en la política, comportamiento y estrategia de empresas y gobiernos.
  • No financiar a empresas con comportamientos irresponsables (que fabrican o comercializan productos nocivos, agreden gravemente al medio ambiente, colaboran con regímenes corruptos, invierten en armas condenadas internacionalmente, etc.).
  • Reducir los impactos negativos en el medio ambiente.
  • Reducir la pobreza y otros impactos negativos en países en vías de desarrollo.
  • Favorecer la integración de colectivos en riesgo de exclusión.

compra en el comercio local

Vota por la vida, por la salud, por la madre tierra y por el medio ambiente. Compra responsablemente.

Comentarios

Sé el primero en comentar

Deja un comentario